[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

17/04/2019 - 09:23
FNPI con una lectura colectiva desde Cartagena se conmemorá la muerte del Premio Nobel un 17 de abril de 2014.
14/04/2019 - 09:29
Este domingo se cumplen dos años de la muerte del cantante vallenato y luego de sufrir un trágico accidente en carreteras de Sucre.









Encuesta

¿Cuál es su actividad principal en Semana Santa?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Videos Virales

Captura de pantalla
17/04/2019 - 15:42
La joven apareció colgando de un aire acondicionado, al lado de una ventana, mientras los equipos de rescate intentaban ayudarla.
Captura de pantalla
17/04/2019 - 15:26
La víctima estaba en la calle cuando sus órganos acabaron en las manos del sujeto.
Captura de pantalla
17/04/2019 - 15:05
El carro salió volando y se llevó de frente la cabeza del motero, quien acabó aplastado.

Espacio Paranormal

Paranormal

17/04/2019 - 11:27
El hecho ocurrió en Llorente, Nariño, y luego que una espiritista les confirmara su resurrección. ¡VIDEO!
UFO SPAIN
14/04/2019 - 12:15
Según algunas personas, quien ve el filme fallece en el momento por extrañas circunstancias.
Imagen: mundoesotericoparanormal.com
17/01/2019 - 18:25
Una mujer ve el fantasma de su hijo fallecido a través de una cámara de seguridad.

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Abril 9, 2018 - 16:31

Es algo triste alejarse de Dios debido a un “pecado pequeño”. Los pecados más pequeños deberían ser los más fáciles de evitar. Cuando uno es tentado en una cosa pequeña y cede, indica que prefiere gozar un poco del pecado, que gozarse de la presencia de Dios.

Cuando nos disgustamos con un amigo por una cosa pequeña, se demuestra nuestra necedad y falta de humildad. Del mismo modo es necio y malo pecar contra Dios y alejarnos de Él por un “pecado pequeño”. Debemos tener siempre presente que los pecados que parecen “pequeños” son ofensas contra la gloria y la bondad de Dios.

El pecado es pecado sin importar el tamaño con el cual lo vemos a nuestros ojos. Una manera de engañarse a sí mismo es pensar que sus pecados son “pecaditos”, es decir que sus pecados son pequeños y sin importancia.

Los “pecados grandes” son esos pecados visibles, claros, con una maldad indiscutible: Asustan nada más verlos. La blasfemia, un adulterio, un crimen, un robo, un aborto, una traición a un amigo, insultar y humillar a los propios padres, etc. Cuando alguna vez sentimos el deseo de cometer un pecado grande, notamos su gravedad, sentimos el deseo de evitarlo, nos da vergüenza pensar sólo en la posibilidad de cometerlo. La conciencia, si tuvimos la desgracia de ceder a la tentación de un pecado grande, en seguida empieza a recriminarnos.

Los “pecados pequeños”, en cambio, son faltas aparentemente sin importancia, cosas que no incomodan ni avergüenzan: Permitirse llegar un poco tarde al trabajo simplemente por pereza; usar el teléfono de la oficina para asuntos personales; tomar unas monedas de un familiar para comprar algo; llegar a misa lo justo para que de algo valga, porque en la televisión estaban dando un programa “interesante”, etc.

Los “pecados pequeños” se caracterizan por eso: No inquietan, no desatan un drama en la conciencia. Sabemos que no está muy bien eso de decir medias verdades (o mentiras sin importancia), o el dejar para después (un después que llega a veces muy tarde), como por ejemplo escribir a un amigo que necesita una palabra de aliento.

Pero conviene no exagerar. Los pecados pequeños inevitablemente conducen a pecados mayores. El pecado se esparce en la vida de uno poco a poco. Los que continúan viviendo en “pecados pequeños”, terminan viviendo completamente en pecado. Cuando cometemos un solo pecado, nunca sabemos hasta qué punto nos llevará. Los que comienzan con “pequeños pecados” no pueden detenerse, y normalmente terminan en “grandes pecados”.

Necesitamos pedir ayuda a Dios para reaccionar ante este peligro. No sólo porque quien se acostumbra a la mediocridad de los pecados pequeños está cada vez más cerca de cometer un “pecado grande”. Sino, sobre todo, porque no hay cristianismo auténtico allí donde no hay una opción profunda y amorosa por vivir los mandamientos en todas sus exigencias (hasta las más “pequeñas”).

Por: Narciso Obando López, Pbro.

- Software por Activisual -