Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.
26/10/2019 - 18:53

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Editorial

Martes, Enero 29, 2013 - 06:46

Es una realidad que el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto va en un proceso acelerado de perder su esencia, su identidad y que se ha hecho tan monótono que los mismos pastusos lo evaden y buscan otro tipo de entretenimiento, lo cual es grave porque está en riesgo una celebración de más de un siglo y la más auténtica del país.

En este sentido es apropiada la convocatoria al Primer foro de reflexiones del Carnaval programado para el próximo 31 de enero bajo la organización de la Fundación Obremos que lidera Alberto Quintero Arturo, cuyo objetivo es reconstruir nuestro magno evento que como lo sabemos es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, porque si no tomamos medidas a tiempo podríamos perder este designación de la Unesco.

No podemos negar que durante los 5 últimos años hemos dado palos de ciego en la organización del certamen y no se ha encontrado una persona que ejerza un fuerte liderazgo y lleve las riendas de Corpocarnaval. Digamos que se han tenido buenas intenciones, pero hemos venido de fracaso en fracaso y con improvisaciones porque no se le ha dado la seriedad que requiere el evento.

Cómo es posible que la mayor parte del año anterior se mantuvo acéfalo a Corpocarnaval porque el director David Mendoza, que venía desde la pasada administración, se mantuvo en un rifirrafe de tire y afloje con la Alcaldía de Pasto lo que no permitió avanzar en nada para la versión 2013 y luego de su renuncia, sólo a tres meses del Carnaval se eligió en encargatura a Guisilla Checa. Entonces no es posible hacer un trabajo efectivo con tan poco tiempo.

Los errores e imprecisiones cada son más protuberantes. Por ejemplo que prácticamente hayamos acabado con el 5 de enero, Día de los Negros, porque ya no se juega sólo con el cosmético de ese color y al contrario lo convertimos en una mezcolanza. Además de eso es un día perdido porque es cuando menos programación cultural se tiene y menos gente sale a jugar por temor o simplemente falta de atractivos.

Ni se diga de ese híbrido que involucramos el 2 de enero con el Encuentro de Colonias, que es una buena alternativa, pero la falta de seriedad y convocatoria lo ha llevado en detrimento. Este año fue una vergüenza, pues de 64 municipios que tiene Nariño, sólo salieron representantes de 5 de las regiones, con un desfile flojo, sin pizca de creatividad.

Pero da más lastima que nuestra Familia Castañeda, que no sólo es el alma del Carnaval de Negros y Blancos, sino el símbolo del mismo, la que da la apertura a la fiesta, esté eclipsada. Vemos que hoy es un desfile de ‘gomelos’ que se emborrachan desde inicio hasta el fin, y a los colectivos se les perdió el ingenio. 

También ha decaído el magno desfile del 6 de enero, cuando salen las impresionantes carrozas que son admiradas por propios y visitantes, sin embargo de manera irresponsable se observa que hay mucho reciclaje de figuras que son reencauchadas y exhibidas en los próximos eventos. No se puede dejar de criticar el hecho de que en la producción de las obras artesanales se involucró el icopor, un elemento altamente contaminante y perjudicial porque no es degradable. Es urgente controlar esa manera burda, alocada y exagerada de lanzar cal y otros productos disfrazados de talco.

Otros factores que golpean a nuestro Carnaval son la violencia e inseguridad. El primero que se da en el desarrollo del juego, ha comenzado a alejar a los turistas porque la gente la ve como una amenaza para la integridad y mucho más complejo es la violencia que se da producto del alto consumo de licor y la intolerancia en los lugares de alta concentración de público. De la inseguridad ni se diga, porque en esas verbenas los delincuentes aprovechan para hacer de las suyas.

Son una serie de aspectos que se deben profundizar en este foro del que deben salir mesas de trabajo para luego establecer compromisos tanto de las autoridades competentes como de la ciudadanía, la cual no puede seguir indiferente ante un evento propio de nuestra cultura e idiosincrasia

En buena hora existen personas y sectores de la sociedad pastusa preocupados por la protección del Carnaval que se constituyen en un puntal de apoyo para transformar. A estas alturas nos preguntamos qué paso con el famoso y sonado del Plan de Salvaguardia, que ahora ni se lo siente.

- Software por Activisual -