Es altamente improbable que estemos solos en el universo

DC

La idea de que estamos solos en el Universo, de que seamos la única forma de vida, con la cantidad de planetas y estrellas que sabemos que existen, es extraordinariamente improbable, explicó el Premio Nobel de Física 2006, Dr. John C. Mather, en el encuentro TransVision 2021 que se ha celebrado este fin de semana en Madrid.

Añadió que desde los años 60 se considera que solo en nuestra galaxia existen más de 100.000 millones de planetas, y que de ellos más de 5.000 millones se encuentran en zonas del espacio que los científicos consideran que podrán ser áreas habitables, por lo que la idea de que la vida sea exclusiva de la Tierra le parece a Mather prácticamente imposible.

TransVision 2021 es el gran evento futurista internacional acogido en esta edición en la sede del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, que ha reunido a destacados expertos futuristas del mundo para explicar las bases de lo que será la vida humana durante las próximas dos décadas.

Mather es el actual director científico del James Webb Space Telescope, que será lanzado por la NASA en diciembre y sustituirá al antiguo telescopio Hubble.

Webb, en cuyo desarrollo participan 17 países, será el telescopio espacial más grande, poderoso y complejo jamás construido y lanzado al espacio. Alterará fundamentalmente nuestra comprensión del universo, según la NASA.

Esperanza astronómica

La finalidad del nuevo telescopio es resolver las cuestiones que han quedado pendientes en la cosmología actual, como la confirmación de que el universo sigue en una expansión permanente.

En una apasionada conferencia, el catedrático de la Universidad de Maryland aseguró que él apuesta por la existencia la vida extraterrestre debido al peso de la evidencia astronómica.

Su optimismo proviene del próximo lanzamiento del telescopio espacial James Webb, que ofrecerá una resolución y una sensibilidad en el infrarrojo aún mayores que las del telescopio Hubble.

«Tendremos la capacidad de detectar cualquier galaxia en el universo, tendremos miles de planetas y estrellas para observar, para analizar la existencia de agua y oxígeno que permita desarrollar vida, y por qué no, vida inteligente. Es un proceso que puede haber ocurrido en muchos lugares», declaró durante el encuentro.

Foto: TransVision.
El planeta Marte ha acompañado el desarrollo de las sesiones de TransVision 2021. 

Tres días de futuro

 Durante tres días, los expertos futuristas han hablado sobre los avances científicos y tecnológicos que se avecinan, enfocados a enfrentar los grandes retos que afronta la Humanidad en estos tiempos decisivos: el envejecimiento de la población, la salud humana y el cambio climático.

En palabras del presidente del colegio de médicos, Manuel Martínez-Sellés: “España será el país más envejecido del mundo en 2041”. Para Manuel Martínez-Selles, “la posibilidad de vivir más tiempo y con mayor calidad de vida, como estamos viendo hoy, abre muchos interrogantes, pero es necesario tener amplitud mental para avanzar, marcando los límites éticos y donde todo no vale”.

El futurista e ingeniero del MIT José Luis Cordeiro destacó que la conferencia ha puesto el énfasis en la salud y la longevidad porque «lo más importante es vivir bien, vivir más, vivir mejor, y que Covid ha sido justamente quizás la oportunidad para que nos demos cuenta de que la salud es la primera prioridad, sin salud no hay ninguna otra cosa”.

Muchos otros ponentes han resaltado este enfoque ético en la aplicación de la tecnología, una tecnología humanizada, centrada en el ser humano y en la salud humana y medioambiental.

Enseñanzas de la pandemia

También se han resaltado las enseñanzas que ha traído la pandemia y el impulso que ha cobrado la ciencia, base de todo futurismo, de toda prospectiva fiable.

El presidente del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid incidió en la importancia “de la ciencia basada en los principios éticos para mejorar la sociedad” y en cómo el Covid-19 ha mostrado a los gobiernos “la necesidad de innovar en investigación”.

Durante el evento, ha habido referencias al llamamiento editorial de las principales revistas médicas del mundo (233) del pasado mes de septiembre, exigiendo a los gobiernos que hagan todo lo posible para mantener el aumento global de la temperatura del planeta en menos de 1,5°C.

También se ha hecho referencia a las palabras del académico de la Real Academia de Farmacia, Eduardo Costas: “un incremento mayor nos enfrentaría al colapso del mundo que conocemos”. No podemos aspirar a la extensión radical de la vida para todas las personas si mantenemos en riesgo existencial a la Humanidad al completo.

Vulnerabilidad

 Sara Lumbreras, profesora e investigadora de la Universidad Pontificia de Comillas, reflexionó también sobre los hechos dramáticos de estos tiempos de coronavirus que han impactado en el presente y en el futuro.

Ser conscientes de nuestra vulnerabilidad, y ser lo suficientemente humildes para apreciar el camino que todavía nos queda por recorrer, para poder alcanzar esa sociedad mejor, más justa y de abundancia para todos, nos hará más capaces a la hora de diseñar nuestro futuro, señaló en su intervención.

Lumbreras mencionó también el existencialismo tecnológico que ha de basarse en esa ética que reconoce la vulnerabilidad y opera en la humildad para aspirar a que la tecnología nos ayude a conseguir mayor justicia e igualdad en un marco de progresiva abundancia para todos.

También aludió a la sostenibilidad como condición de posibilidad existencial, refiriéndose con ello a las amenazas existenciales que nos afectan.

 Psicología y biología

El empresario y tecnólogo Martin Varsavsky apuntó que, en cuanto al envejecimiento de la población, la tecnología puede ofrecer soluciones, al separar la psicología de la biología, es decir, que se puedan tener hijos cuando se desee, sin que las limitaciones biológicas sean impedimento.

Mediante la nueva reproducción asistida y la utilización de ovocitos criopreservados (congelados en determinadas condiciones) se ha abierto la posibilidad de tener hijos con seguridad hasta los 55 años. En sus clínicas de Estados Unidos ya lo ha llevado a la práctica, con regularidad y éxito, aseguró en su intervención.

Según Varsavsky esto solucionaría, tanto el hecho de una población envejecida, como el decrecimiento de la población autóctona en diferentes países asiáticos y occidentales, incluyendo España.

Además de la reproducción asistida a edades avanzadas, sus clínicas ofrecen análisis genéticos de embriones para prevenir enfermedades genéticas (monogénicas), explicó en TransVision.

Mayores y envejecimiento

Los mayores y el envejecimiento han centrado buena parte de las intervenciones. Por ejemplo, en la atención médica a distancia o en residencias, ya se utilizan robots asistentes, para reforzar la atención a nivel de cuidadora o enfermera.

Se ha presentado en este sentido a Grace, la robot cuidadora de Hanson Robotics, evolución de la famosa robot Sophia, ciudadana de Arabia Saudí. Grace se diseñó inicialmente para interactuar con los ancianos en la pandemia del coronavirus.

Diferentes expertos en rejuvenecimiento y longevidad han estado presentes en el congreso, como Aubrey de Grey, el doctor Didier Cournelle o Anders Sandberg y muchos otros, que hablaron de los últimos avances para detener y revertir el envejecimiento en medicina regenerativa, terapias génicas o células madre.

También se ha hablado de nuevos medicamentos basados en el entendimiento del proceso del envejecimiento para combatir el cáncer en todas sus formas, campo en el que trabaja el CNIO español dirigido por la doctora en biología molecular María Blasco.

Otro futuro es posible, pero ha de estar basado en la ética, la justicia y la igualdad, o no será. Es la gran conclusión de esta conferencia sobre el futuro humano más plausible.