Stephenson 2-18: la estrella más grande del universo conocido

CD

Para la humanidad, y todos los seres vivos del plante tierra, nuestro Sol ha sido el responsable de la vida y de la evolución de las especies -ya que su radiación fue uno de los principales promotores de mutaciones en los genes de los organismos primitivos con poca protección externa-. También tuvo un impacto cultural muy significante a lo largo de la Historia, siendo el dios de muchas religiones a lo largo de la historia.

No obstante, el mismo no es más que una estrella relativamente ordinaria y poco interesante en el universo. Una simple estrella amarilla de clase G-2, una entre los tantos otros billones, con b, es decir millones de millones, de estrellas amarillas clase G-2 desparramadas por el universo visible.

Es importante además considerar que solo conocemos una fracción infinitesimal de las estrellas que existen en nuestra galaxia, mucho menos aún en el universo. De hecho, para ilustrar esto, podemos observar que la gran mayoría de las actuales «peso pesado» del cosmos han sido descubiertas en los últimos 5 años y muy posiblemente en los confines del universo existan estrellas que eclipsen en tamaño a las que actualmente consideramos como las más grandes.

Stephenson 2-18, la estrella más grande del universo

La estrella más grande del universo conocido es Stephenson 2-18, también conocida como Stephenson 2 DFK 1 o RSGC2-18. Una estrella roja supergigante descubierta recientemente a unos 20.000 años luz de la tierra. La misma, una de las estrellas más luminosas de las que se tenga registro, tiene un radio (Ro) el cual se estima a unas 2150 veces el radio de nuestro Sol con un volumen unos 10 mil millones de veces mayor al volumen solar.

Con su descubrimiento Stephenson 2-18 destronó a UY Scuti, la cual fue del 2016 al 2020 considerada como la estrella más grande de la que se tenía registro con unos 1708 Ro. Como podemos observar a medida que avanzan las técnicas de reconocimiento astronómico se realizan nuevos hallazgos con mayor frecuencia.

Algo que nos permite comprender de manera visual el colosal tamaño de esta estrella supergigante es el hecho de que si nuestro sistema solar tuviese como estrella a Stephenson 2-18 en vez del sol, su fotosfera envolvería la órbita de Saturno.

Stephenson 2-18 tiene un tipo espectral tardío de M6, algo inusual en una estrella supergigante, y su luminosidad se encuentra cercana al límite teórico de luminosidad de una estrella roja.