Profesores de calidad.

Tener el trabajo de enseñar a otros es una responsabilidad enorme, que debe ser llevada a cabo con nuestro mayor esfuerzo. Brindar una enseñanza de calidad es formar personas preparadas para desarrollarse plenamente en sociedad.

Pero ¿cómo hacemos para brindar esa enseñanza de calidad? Por más que lo deseemos, puede que no sepamos bien de qué manera podemos hacerlo. Lo que resultará en un problema tanto para nosotros como para las personas a las que enseñamos.

A continuación, repasamos algunos consejos para mejorar nuestra labor docente.

1. Conocimiento colectivo

El fundamento principal para una educación de calidad es desterrar la idea de que las personas que tenemos delante no saben nada. Entender esto ayudará a trabajar mejor con el bagaje cultural que tengan nuestros estudiantes, permitiendo una educación enriquecida.

Escuchar lo que estos tienen para decir y descubrir cuáles son sus saberes previos es clave para construir un conocimiento colectivo. Esto hará que sea mucho más sencillo tratar los diferentes temas que estén dentro de nuestra currícula.

2. Atender al mundo en que viven los estudiantes

Relacionado en cierta medida con lo dicho sobre el final del punto anterior, es importante saber cómo llegar a los estudiantes. Los tiempos han cambiado y es clave, como gente que brinda educación, mantenerse actualizado.

Preguntarse qué hay en el mundo de los jóvenes hoy en día es fundamental para que nuestra enseñanza sea más efectiva y consiga mejores resultados. Es fundamental que los métodos educativos sigan el desarrollo de aquellos a quienes pretenden educar.

 

3. Uso de tecnología

Aunque la pandemia haya retrocedido en gran parte del mundo, eso no significa que debamos renunciar a los cambios positivos que introdujo como el uso de la tecnología. Por ejemplo, grabar algún tema previo a la clase y saber cómo editar un video pueden ser claves.

De esta manera, la forma de aprehender los diferentes temas que estemos enseñando será mucho más sencilla, ya que el abordaje será complementario. Además, hay que tener en cuenta que los jóvenes de hoy viven dentro de un mundo tecnológico.

4. Conocimiento integral

Esto es algo que probablemente ya sepamos si nos dedicamos a la enseñanza, pero no está de más recordarlo. Brindar un conocimiento integral, en relación con otros saberes y con otras materias, es una gran manera de mejorar la comprensión de los estudiantes.

El trabajo con colegas que forman parte de nuestra misma institución garantiza que el conocimiento que brindamos se desarrolle en múltiples planos y capas de sentido. De esta manera, los saberes se presentan en forma de red interconectada.

5. Preparación para el mundo actual

Terminamos haciendo mención a un aspecto fundamental de la educación, el hecho de que debemos preparar a nuestros estudiantes para el mundo actual. Esto significa brindar una educación que se relacione con las condiciones reales del presente.

Este es el aspecto definitivo de una educación de calidad, es decir, útil y significativa para aquellos a quienes les es brindada. Es por esto que debemos tener en cuenta todos los aspectos tratados en los puntos anteriores.

 

Creditos foto
Google
Category