La tarifa diferencial ¿qué?

Jorge Arturo Bravo

Cuando todo prácticamente ha llegado a la normalidad, a sus actividades de trabajo, quienes gozan del privilegio de tenerlo; los docentes, de manera presencial, también regresaron a las aulas a realizar la Planeación Institucional, los estudiantes lo harán desde el próximo 31 de enero, día en que estarán iniciando un nuevo año escolar, una amarga sorpresa se llevaron especialmente los estudiantes universitarios.

Pues quienes somos usuarios, la inmensa mayoría, de los buses del servicio urbano, no solo los estudiantes sino toda la ciudadanía de a pie, fuimos sorprendidos desde el 1 de enero, incluso desde antes, por las nuevas tarifas en el servicio del transporte urbano.

Todos los pastusos usurarios de este servicio, muy regular por cierto, veníamos pagando 1.900 pesos, ahora el valor es de 2.000 pesos, y lo peor, es que seguimos soportando un servicio que no es el mejor y los señores conductores permitiendo que suba toda clase de vendedores y cantantes, algunos prácticamente fastidian y casi que obligan a darles una moneda y, lo más grave, es que muchos no cumplen con los protocolos de bioseguridad.

Los estudiantes de la Universidad de Nariño fueron los más sorprendidos con esta nueva tarifa, después de que, durante cinco años, desde el gobierno de don Pedro Vicente Obando, vienen reclamando la tarifa diferencial; en su momento, luego de tantas reuniones con todos los comprometidos con este servicio y para apaciguar las diferentes movilizaciones estudiantiles, se les prometió la tarifa que exigían, pero al final, como siempre, todo quedó en nada.

Esta situación anómala para nuestros estudiantes se pensó sería remediada por el alcalde Germán Chamorro, pero tampoco se ha logrado nada, quizá, porque en este sentido se quedaron callados, se durmieron, a lo mejor se despiertan y volverán a las calles a exigir la tarifa diferencial prometida y otros derechos a ellos vulnerados por estos gobiernos de turno. Despertemos todos de este letargo, no nos quedemos callados, y apoyemos a nuestros estudiantes que si bien tienen matrícula cero, muchos no tienen los medios para transportarse.

  Por: Jorge Arturo Bravo

Category