Las falsas noticias enturbian el debate
Anibal Arévalo

Es muy lamentable la manera como se han degradado los medios de comunicación en torno al debate político que se está viviendo en Colombia. Las casas editoriales ya no son el centro de la información y el análisis mesurado de la información, hoy se convirtieron en sedes políticas, pero no de una política sana, se convirtieron en dragones feroces de lo que no le conviene a la institucionalidad o a los grandes conglomerados financieros. De ahí que estemos invadidos por un espectáculo dantesco, como en la antigua Roma: se lanzan al ruedo bestias salvajes, condenados para ser devorados por las fieras, combates entre gladiadores, y todo para acabar con el contendor político que obtiene gran popularidad.

Da grima que medios de comunicación que otrora fueron la vanguardia del periodismo, con unos columnistas estupendos, caigan en el leguaje ruin y que la audiencia tenga que soportar tal agresión que hiere lo más profundo de los sentimientos. ¿Desde cuándo acá, el poder de los medios se convirtió en propulsor de un leguaje de odio, capaces de dividir a la sociedad colombiana entre los que apoyan a este o a este otro candidato, pero no con el sano juicio, sino con un odio visceral?

¿Desde cuando acá hacer política debe ser un combate donde las familias pelean a la hora del almuerzo? ¿Desde cuando acá medios de comunicación, tan influyentes como revista Semana, son capaces de vender su alma al diablo calumniando a un candidato que se ha hecho a pulso, con una trayectoria de cuarenta años? ¿Qué les pasa? ¿Dónde dejaron la sensatez? No tienen un poco de sangre en la cara para no ruborizarse ante tanto agravio que le hacen al candidato que tiene acogida entre las entrañas populares,

No hay derecho a fusilar con la palabra y la calumnia a una persona que tiene como arma la oratoria brillante, y sabemos que ustedes le tienen miedo a ese candidato porque sabe hacer uso de un discurso sensato. No hay derecho que la fuerza bruta apabulle a la inteligencia, por más que estén delante de un micrófono y ante la sociedad se llamen periodistas.

La señora Victoria Eugenia Dávila, más conocida como Vicky Dávila, y el señor Jairo Lozano son como serpientes venenosas a la hora de hacer acusaciones sin fundamento. Se dice que vivimos en una cultura colombiana donde decimos que es un orgullo pertenecer a esta tierra por los valores que encarnamos. Pero también somos muy religiosos, donde invocamos a Cristo como nuestro modelo a seguir. El mismo Cristo que promulgaba el amor al prójimo y decir la verdad, “porque la verdad os hará libres”, y no menos mencionaría que el perdón es una manera de acoger a nuestros hermanos.

Pero, ¿hasta dónde vivimos en una sociedad cristiana y hasta donde hacemos utilizamos la fe cristiana como parapeto? Lo que hacen estos periodistas no tiene presentación. Lo que se ha visto últimamente con el tema de los llamados ‘petrovideos’, son unas noticias infladas en exageración. Se aprovechan fácilmente de la gente que comenta por terceras fuentes, y a estos es a los que los llenan de miedo; porque al lector y al oyente que profundiza no lo van a engañar. Es así como me encuentro a un amigo en un restaurante preocupado por lo que le está sucediendo a su candidato favorito. Luego le explico la manera cómo se crean esos fakes news y retorna a la calma. “Pero es que la gente ya no va a votar, se están desanimando”. Ese es el verdadero propósito de los propaladores como la señora Vicky y el señor Jairo con sus perversas preguntas a los líderes de la oposición.

En cambio, estos mismos periodistas se derriten en elogios a un candidato entelerido, que lo que sabe es insultar a las mujeres, a los pobres y hasta la virgen María. Ellos quieren voltear la torta al pueblo colombiano con engaños. Pero su credibilidad está por los suelos; vemos cómo se les desinflo tan pronto lo que ellos llaman escándalo, cuando lo que se escucha en los videos grabados por cientos de horas, no es más que estrategia del futbol aplicada a la política.

Da pena ajena que el periodismo caiga en lo más ruin.  Como lo afirma el gran periodista Juan Gossaín: “El verdadero periodismo debe estar del lado de la verdad”; “La prensa es el guardián del manicomio”; “La prensa está perdiendo independencia”. Si en un mundo de locos, el guardián pierde su juicio, la sociedad se va al caos.

Por:Aníbal Arévalo Rosero

Category

Espectáculo

Publicado2022-08-08

Millonarios FC se encargó de cerrar la jornada sabatina correspondiente a la sexta fecha de la Liga, y lo hizo jugando bien, ‘bailando’ y goleando al Cali, pues se firmó

Horóscopo

Publicado2022-08-08

Millonarios FC se encargó de cerrar la jornada sabatina correspondiente a la sexta fecha de la Liga, y lo hizo jugando bien, ‘bailando’ y goleando al Cali, pues se firmó

Video juegos

Publicado2022-08-08

Millonarios FC se encargó de cerrar la jornada sabatina correspondiente a la sexta fecha de la Liga, y lo hizo jugando bien, ‘bailando’ y goleando al Cali, pues se firmó