Los indecisos definen
ClauZ

Si algo nos dejó claro el pasado domingo la jornada para elegir al próximo presidente de los colombianos es que el máximo perdedor del día fue el expresidente Álvaro Uribe Vélez, porque si bien como dicen por allí jugó a dos bandos, su candidato no logró pasar a la segunda vuelta.

Ahora que se viene la contienda definitiva y cuando empiezan a moverse las fichas para conseguir votos y lograr la tan anhelada Casa de Nariño, el trabajo está difícil, porque es momento de empezar a convencer a esos 17.583.608 votantes que por alguna razón decidieron no ir a las urnas, de que deben elegir lo que para ellos sea la mejor opción para este país.

Como ya todos sabemos el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro sumó 8 millones 527 mil 768 votos, mientras que la votación del aspirante de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, Rodolfo Hernández fue de 5 millones 953 mil 209, lo que indica que la diferencia a favor del aspirante del Pacto Histórico fue de 2 millones 574 mil 559 votos, una cifra que a simple vista parece muy amplia, pero que nuevamente no le alcanzó para ganar en la jornada mediante voto popular la Presidencia de la Republica.

Lo increíble de todo esto y que a muchos nos dejó definitivamente con la boca abierta fue el impulso que tomó en las últimas semanas el ingeniero, como le dicen sus seguidores. O tal vez, la mayoría de nosotros estábamos tan pendientes de los otros dos aspirantes que punteaban las encuestas que dejamos que disimuladamente este personaje lograra ganarse este segundo lugar y hoy en día disputar el puesto por el poder de este país.

No siendo más y dejando a un lado mi opinión personal de cualquiera de las dos opciones el llamado en estas líneas ahora más que nunca y cuando están en juego los votos sueltos de los otros aspirantes y los de aquellos colombianos que prefieren abstenerse de sufragar, el mensaje claro y contundente es llevar a cabo las campañas en paz.

Es para que los aficionados políticos y seguidores de cualquiera de las opciones, no se escuden en sus pensamientos y opiniones para agredir a los otros. Si algo tenemos claro en Colombia es que estamos cansados de la violencia y de la muerte y no tiene sentido que esta situación en lugar de convertirse en una oportunidad de cambio sea un pretexto para agarrarnos como perros y gatos a través de redes sociales cuando al final de cuentas cuando los políticos llegan al poder ninguno termina volteando a ver al pueblo.

Ojalá que en estos 18 días que nos quedan para regresar a las urnas tengamos la suficiente inteligencia y capacidad de saber entender, comprender y principalmente respetar los criterios de las otras personas y lograr combatir la abstención para que en la segunda vuelta no solo sea el 54,91% de colombianos los que voten sino al contrario, podamos sumar los 39.002.239 sufragios que somos el número de personas que podemos votar para elegir el incierto futuro de este país.

Por Claudia Andrea Zambrano

Category