Los niños huérfanos en Colombia, otra infalible realidad

Nicolás Escobar Bejarano

La semana pasada, la revista británica The Lancet publicó un estudio sobre los impactos del coronavirus en casi todos los países del mundo. Más allá de tratarse de un documento con un gran valor académico, el citado informe nos muestra cifras que resultan escandalosas.

Según el estudio, en el mundo hay 1.5 millones de niños y niñas que han quedado huérfanos por causas conexas al coronavirus, es decir que, por cada tres personas que mueren por Covid- 19 un niño queda huérfano. Afirma además que, los países con mayor número de niños en situación de orfandad son México (141.132), Brasil (130.363), Perú (98.975) y Sudáfrica (94.625).

Respecto de Colombia, señala el informe que se han reportado 33.293 niños huérfanos, de los cuales 5.270 perdieron a su madre, 24.576 a su padre y cinco perdieron a ambos. De ser ciertas estas cifras estaríamos ante una gran problemática social, lo más alarmante del asunto es que ni siquiera los entes encargados conocen con exactitud esto.

 

"La orfandad representa no solo un problema social sino también un problema psicológico pues implica un atasco en los sistemas de crianza y respaldo en nuestra niñez".

 

El primer censo de niños huérfanos se realizó en Colombia en el año 2011 con ocasión del “censo de huérfanos del conflicto armado”, donde se reportaron 951 niños. Desde esa fecha el único avance que se ha logrado es un proyecto de ley el cual aún no avanza. Sin duda alguna el mundo ha cambiado bastante desde aquel entonces.

La orfandad representa no solo un problema social sino también un problema psicológico pues implica un atasco en los sistemas de crianza y respaldo en nuestra niñez.

Está seguro el firmante, que este es un problema más en la eterna lista de deudas sociales que el estado colombiano tiene con sus habitantes, pues para nuestra desgracia, los niños no representan votos y en estos tiempos todo se mueve alrededor de ellos.

Adenda: ¿Por qué deportaron a Novak Djokovic de Australia? La respuesta es sencilla: por irresponsable, por creerse más que el resto de las personas, por no respetar las leyes y reglas de otro país y por poner en riesgo la vida de otras personas.

Por: Nicolás Escobar Bejarano

Category