No nos volvamos como Venezuela

Mauricio Muñoz

Hace cuatro años, para estas mismas fechas nos acercábamos a la primera vuelta de las elecciones presidenciales, al igual que ahora en el ambiente no había muchas propuestas, y de estas, la mayoría eran tachadas de irrisorias, lo que pululaba era el ataque personal y la creación de bulos y tendencias sin asidero con las que se buscaba afectar de manera directa la imagen de los candidatos y su plan de gobierno.

Una de las frases célebres de aquella elección es “Votemos bien para no convertirnos en una nueva Venezuela”, y ante la dura realidad que en ese momento pasaban los hermanos venezolanos, la gente se dejó impregnar del miedo, no querían ver afectados sus ingresos, no querían perder sus hogares y empleos, no querían ser refugiados en tierras extranjeras.

Ya ha pasado 4 años de aquella frase célebre, el panorama electoral muy poco ha cambiado, propuestas de parte de los candidatos muy pocas, sus esfuerzos se concentran en desacreditar al otro y aquella frase célebre ha regresado para atormentar la mente de los incautos, y este es el termino más preciso para referirse a quienes aún, a pesar de la realidad que se vive en tierras cafeteras, siguen creyendo en estos ataques sin fundamento.

Cuando el estallido social se registró en el vecino país, los medios colombianos lo tildaron de “jóvenes buscando liberar a Venezuela del yugo opresor”, y se realizaban transmisiones ininterrumpidas de lo que sucedía, ahora bien, cuando esta situación se vivió en Colombia, los mismos jóvenes eran terroristas, enemigos de la democracia, ignorantes, bandidos y demás, no estoy justificando lo sucedido en las manifestaciones del anterior año, solo busco que ustedes, queridos lectores, observen como de una situación similar, dependiendo de la lupa con que se la mire, las conclusiones son tan diferentes.

Uno de los miedos más fuertes que se registraba hace 4 años era la afectación a la economía si se escogía a uno de los candidatos como presidente de la República, se decía que los precios de los productos estarían por las nubes y que nos veríamos obligados a hurgar entre los desperdicios para poder alimentarnos.

Qué sorpresa me causó al comenzar a investigar sobre el valor de productos de la canasta familiar tanto en Colombia como en Venezuela, que los alimentos están más costosos en nuestro país, para ello expondré varios ejemplos.

Es preciso tener en cuenta que el dólar y el euro son las monedas que tienen libertad de circulación en el vecino país, y la mayor parte de productos registran su precio en dólares, los mismos dólares verdes con los cuales se comercia en la mayor parte del mundo.

En Venezuela un cartón de huevos de 30 unidades tiene un valor de $12.900, en Colombia, puede llegar a costar $18.000, el kilo de carne en el vecino país cuesta $13.700, en Colombia su valor es de casi $20.000, un kilo de papa en tierras venezolanas cuesta $3.700, en Colombia puede pasar de los $4.000. Estos precios pueden ser revisados en cualquier portal de internet para verificar la veracidad del mismo.

Con esto solo busco demostrar, que las realidades en 4 años han cambiado y en manos de “nuestros salvadores”, ahora nuestro deber como electores es informarnos y solo así, nuestro voto será libre y a conciencia, pensado en un mejor futuro para nuestros hijos.

Por Mauricio Fernando Muñoz Mazuera

Category

Espectáculo

Publicado2022-06-23

Un nuevo capítulo tiene la posible salida del delantero colombiano de 29 años Miguel Ángel Borja de Junior de Barranquilla y su llegada a River Plate

Horóscopo

Publicado2022-06-23

Un nuevo capítulo tiene la posible salida del delantero colombiano de 29 años Miguel Ángel Borja de Junior de Barranquilla y su llegada a River Plate

Video juegos

Publicado2022-06-23

Un nuevo capítulo tiene la posible salida del delantero colombiano de 29 años Miguel Ángel Borja de Junior de Barranquilla y su llegada a River Plate