Por la reconciliación
Alvaro Moreno

Con la firma del acuerdo de paz, comenzaron los procesos de memoria histórica, mecanismo para darle voz a las víctimas de la violencia en Colombia, después de décadas de conflicto.

Es así como se crearon entidades como la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP, el cual es el componente de justicia del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición.

En esa instancia los miembros de las extintas Farc rindieron una audiencia pública donde reconocieron en presencia de algunas víctimas, los crímenes que cometieron, fueron momentos de mucho dolor, pero también de reconciliación, donde después de mucho tiempo víctimas y victimarios estuvieron de frente para de alguna forma enfrentarse a la verdad por dura que fuera.

En esta instancia se oyeron relatos que desgarraron las entrañas y que sirvieron para que los miembros de la exguerrilla pidieran perdón por los actos cometidos, los cuales trajeron mucho sufrimiento a miles de habitantes en el país.

Otro acto que nos encamina hacia la paz y la reconciliación fue la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad, hecho simbólico que visibilizó el dolor y el sufrimiento de centenares de víctimas de un conflicto, que trajo tristeza y angustia a Colombia, estos hechos al parecer muestran un horizonte más esperanzador, sin olvidar que para erradicar totalmente la crueldad de la guerra, en los territorios golpeados por la violencia donde la falta de oportunidades son la constante, es necesario hacer una inversión social que promueva la educación, la cultura y el bienestar comunitario con el fin de acortar las tremendas brechas socioeconómicas y así comenzar la transformación de Colombia.

Los últimos actos políticos suscitados en nuestra nación, también nos indican que es el momento de cambiar el discurso de ataque frontal a los violentos por el de bienestar social, equidad, justicia, más oportunidades y reconciliación entre opositores, teniendo claro que el pensar diferente no nos hace enemigos, erigiendo como principal habito el respeto hacia el otro, con este simple acto, cotidiano, haremos que hechos tan dolorosos relatados en el informe de la comisión no se vuelvan a repetir.

Es el momento de apostarle a la paz, a la convivencia y hacer como nación una ‘catarsis’ que nos lleve a buscar la recuperación como pueblo, saliendo poco a poco de la tragedia del conflicto.

Por: Alvaro Moreno Díaz

Category