Y vuelve de nuevo
Mauricio Muñoz

Con las fuertes lluvias que se han registrado en Pasto en los últimos días, varios sectores del municipio se han visto afectados, como ya es habitual con estas temporadas invernales, llegando a suscitarse a causa de las inundaciones, graves dificultades, algunas de estas propiciadas por el mismo descuido y falta de prevención de la ciudadanía.

Barrios como Santa Bárbara, Mijitayo, Las Cuadras, Los Dos Puentes, Villa Flor, Niza, entre otros, han tenidos serias dificultades por el taponamiento en los sumideros, hechos que han permitido que, las tapas de las alcantarillas salgan despedidas de sus ubicaciones por la fuerte presión en el alcantarillado; lastimosamente esto sucede porque, muchos de los transeúntes y habitantes de los sectores no son cuidadosos con el manejo de los residuos y estos terminan taponando los desagües con una cantidad importante de basura, impidiendo el normal transito del agua, siendo cuestión de tiempo para que, con una lluvia torrencial, se afecte el sector en particular.

Este hecho tiene que ver con la poca cultura ciudadana que tenemos, observamos como las personas no pueden arrojar los residuos en canecas o bolsas y usan las calles como un basurero habitual, no han servido campañas, mensajes, comparendos y demás, seguimos actuando en contra de la ciudad y la ecología, y cuando suceden las dificultades, nos quejamos a grandes voces y nos ponemos a buscar culpables a pesar que sabemos que esto sucede por nuestro accionar egoísta.

En sectores rurales se presenta un fenómeno diferente, no es el mal manejo de los residuos el que propicia las inundaciones, en algunos casos, claro está, es la ubicación de los predios, pues estos se construyen a la rivera de ríos o lagunas. La norma es clara, las construcciones que se hagan en la rivera de los ríos, dependiendo del caudal del mismo, tendrán que tener una distancia a la misma de entre los 30 y 200 metros, pero se hace caso omiso del peligro que puede representar la crecida de un rio o cuerpo de agua.

En algunos casos la excusa es la necesidad, la carencia de otro lugar de ubicación de una vivienda, pero esto no puede servir de justificante cuando se pone en riesgo la vida de seres humanos y de sus pertenencias.

Con estas líneas no estoy salvando de responsabilidad al estado o a los entes de control, simplemente estoy esbozando los problemas que con el simple sentido común, y un buen componente de cultura ciudadana podríamos evitar. Obviamente, hay situaciones que si son resorte del gobierno, como el otorgar licencias de construcción en sitios con un alto grado de riesgo, o la falta de organización de planes de choque frente a emergencias, pero eso hace parte de otra historia.

Por: Mauricio Fernando Muñoz Mazuera

Category

Horóscopo

Publicado2022-08-16

La atleta nariñense Grace Bernal cumplió una destacada actuación al conseguir la medalla de bronce en la prueba de los 20 mil metros marcha en el mar

Video juegos