Definitivamente Latinoamérica no se salva de los corsarios modernos que todo lo que puedan saquear lo harán sin sentimientos de culpa pues su avaricia los lleva a destruir su alrededor cueste lo que cueste, aunque sea la vida ajena o de sus pueblos, el cual sigue siendo el mayor objetivo de esas corporaciones macabras.