Los semáforos son señales de tránsito que se utilizan a nivel mundial, para indicar quienes pueden pasar o detenerse al cruzar una calle. Los hay para regular el tránsito vehicular de peatones y bicicletas.

El primer semáforo se instaló en Londres en 1868.

Usualmente los semáforos tienen 3 clases de luces así:  Una roja, una amarilla y otra verde.

La roja indica a los vehículos como a las personas que paren; la amarilla que estén alertas y la verde que pueden avanzar.