La violencia en sus diversas modalidades, los escándalos de corrupción en sus distintas esferas, la bipolarización del país por los enfrentamientos políticos, son algunas de las situaciones que acaparan la atención de los colombianos, cuando no está de por medio un evento deportivo de trascendencia internacional en que se destaquen nuestros deportistas.

Mientras eso sucede, las autoridades parece que no se están dando cuenta que, en las zonas marginales de las ciudades, se presenta una evidente descomposición social que se apodera de nuestros jóvenes.