Hace diez años, cuando tenía mis esperanzas puestas en que el gobernador elegido me iba a ubicar en el equipo de comunicaciones, teniendo en cuenta el arduo trabajo que había realizado en la campaña para la elección, pensé que de alguna manera tendría que retribuir a la sociedad con algo, todo lo que ella me había sabido dar, fue en aquel momento que surgió la idea de organizarme con algunos amigos para comenzar a dictar talleres de formación musical de manera gratuita a niños, jóvenes y adultos de la ciudad, brindándoles una oportunidad del buen uso del tiempo libre.