El presidente de China refuerza su poder y advierte sobre una nueva Guerra Fría en Asia

APF

El Partido Comunista de China (PCCh) aprobó este pasado jueves una "resolución histórica" que cimenta el liderazgo absoluto de su secretario general y presidente del país, Xi Jinping, al frente de la potencia asiática.

Los miembros del XIX Comité Central del PCCh terminaron una reunión de cuatro días en Beijing en la que aprobaron un texto que sienta las bases para un tercer mandato de Xi, que deberá confirmarse en el XX Congreso del Partido dentro de un año.

En ese marco, el mandatario advirtió de un regreso a las divisiones de la época de la Guerra Fría en la región de Asia-Pacífico, testigo del recrudecimiento de la rivalidad entre Washington y Beijing en cuestiones como Taiwán.

La resolución del Partido destaca "el nuevo viaje hacia la modernización socialista de China" bajo el liderazgo de Xi. Es la tercera que aprueba el PCCh después de la de 1945, en la que encumbró a Mao Tse Tung, y la de 1981, con la que el dirigente Deng Xiaoping oficializó el comienzo del período de reforma y apertura.

AP
El presidente Xi Jinping y el premier Li Keqiang y otros miembros del Comité central del PCCh, este jueves, durante el Congreso en Beijing. 

"Nueva era" del socialismo a la China

Xi, líder indiscutible del país más poblado del mundo, encabezó desde el lunes una plenaria de unos 400 de los principales líderes del partido de gobierno.

El poderoso Comité Central aprobó la resolución sobre los "Grandes Logros y Experiencia Histórica de la Centenaria Lucha del Partido", el tercer documento de su tipo en los 100 años del PCC.

El extenso informe pidió defender "la visión correcta de la historia del partido", según la agencia oficial Xinhua, y agregó que el PCCh "ha escrito la más magnífica épica en los miles de años de historia de la nación china".

"El Comité Central del Partido llamó a todo el partido, todo el ejército y gente de todos los grupos étnicos, a unirse alrededor del Comité Central con el camarada Xi Jinping como su eje, para implementar la nueva era de socialismo con características chinas", señala el documento.

Según el texto, el plenario apostó por "mantener de forma decidida la posición central del camarada Xi Jinping" en el PCCh.

"Los avances y la experiencia histórica acumulada hasta ahora nos permiten entrar en un nuevo viaje para construir un país socialista moderno en todos los aspectos", dice el comunicado, que agrega que "solo el socialismo puede salvar a China y solo el socialismo puede desarrollar a China".

Escenario complejo

También indica que "el contexto internacional es cada vez más complejo y grave" que, en épocas anteriores, y que los esfuerzos para controlar la pandemia de la covid-19 son "extremadamente arduos".

"Debemos mantener la vitalidad y liderar al pueblo para lograr el gran sueño del rejuvenecimiento de la nación china. Tenemos que apretar y aprender de las luchas que libramos en el pasado para cumplir nuestra misión fundacional, así como desarrollar el socialismo con características chinas", agrega el Partido.

La élite del Partido apuesta por "promover la autosuficiencia científica y tecnológica", la "prosperidad común" y el "desarrollo de alta calidad", terminología en la que se insistió en los últimos meses.

Otra de las frases frecuentemente empleadas por el propio Xi que aparecen en el texto es la de que "los tiempos en los que el pueblo chino era humillado se han terminado".

El plenario de este año allana el camino para el XX congreso del PCC, en el que se espera que Xi asuma un tercer período al frente del gobierno, que lo convertirá en el líder más poderoso de China desde Mao.

Varios analistas consideran que la resolución ayudará a Xi a afianzar aún más su poder, al definir su visión sobre China antes del congreso del año próximo.

Represión y culto a la figura de Xi Jinping

El período de Xi estuvo marcado por la guerra contra la corrupción, políticas represivas en las regiones de Xingjiang, Tíbet y Hong Kong, y un abordaje cada vez más asertivo de las relaciones internacionales.

También creó un culto a su liderazgo que aplastó la crítica, erradicó a sus rivales e introdujo su propia teoría política a estudiantes de escuela y colegio.

Xinhua calificó esta semana a Xi como "sin duda la figura central en trazar el curso de la historia".

Tensiones por Taiwán

En la antesala de una cumbre virtual con el presidente estadounidense Joe Biden la próxima semana, Xi aseguró que los países de la región deben trabajar juntos en los desafíos comunes, que van de la pandemia del covid-19 al comercio.

"Los intentos de trazar barreras ideológicas o formar pequeños círculos en base a la geopolítica están condenados al fracaso", dijo en una conferencia empresarial virtual paralela a la cumbre del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) organizada por Nueva Zelanda.

AFP
Las tensiones entre China y Taiwán se agudizaron en los últimos meses.

"La región de Asia-Pacífico no puede ni debe recaer en la confrontación y la división de la época de la Guerra Fría", insistió.

Sus palabras llegan horas después de que China y Estados Unidos anunciaran por sorpresa un pacto para acelerar conjuntamente la acción a favor del clima en el marco de la cumbre COP26 en Glasgow.

Sin mencionar directamente este acuerdo, el líder chino señaló que "todos podemos embarcarnos en una senda de desarrollo sostenible, verde y con bajas emisiones de carbono".

"Juntos podemos marcar el inicio de un futuro de desarrollo verde", aseguró.

En este tímido acercamiento, el jefe de la diplomacia estadounidense Antony Blinken dijo que los dos presidentes, que no se han reunido en persona desde la llegada de Biden al poder en enero, mantendrán conversaciones virtuales "pronto".

Pero más allá de la posible cooperación climática, los puntos de tensión en Asia-Pacífico entre las dos potencias son múltiples, especialmente en lo referente a Taiwán.

Beijing aumentó su presión militar sobre esta isla gobernada democráticamente, que el régimen comunista considera propia, con la incursión de un número récord de aviones militares en su zona de identificación de defensa aérea en octubre.

Estados Unidos respondió mostrando su compromiso en ayudar militarmente a Taiwán.

"Nos aseguraremos que Taiwán tenga los medios para defenderse, porque el propósito aquí es no llegar al punto en que alguien trata de cambiar el statu quo por la fuerza", dijo Blinken el miércoles en un evento organizado por el diario The New York Times.

Category