Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.
Fotos: utb.edu.co
27/09/2019 - 09:24
La edición 40 se realizará en Nueva Delhi, India, y bajo el lema "Turismo y empleo: un futuro mejor para todos".









Encuesta

¿Cuál cree que será el campeón de la Copa Colombia 2019?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Junio 13, 2017 - 16:41

La semana pasada se cumplieron 88 años de la muerte del estudiante nariñense Gonzalo Bravo Pérez quien cursaba cuarto año de Derecho en la Universidad Nacional de Colombia. Años antes y durante la hegemonía conservadora el presidente Rafael Reyes en marzo de 1909 había reprimido violentamente una protesta estudiantil declarando el estado de sitio y ordenando el encarcelamiento de los líderes estudiantiles.

El 7 de junio de 1929,  los estudiantes marchaban en protesta por el nombramiento del general Cortés Vargas, responsable de la masacre de las bananeras el año anterior, como jefe de policía de Bogotá durante el gobierno conservador de Abadía Méndez y también durante el dominio de la hegemonía conservadora que se debatía en su peor crisis tras más de cuatro décadas en el poder y con el saldo de la matanza de las bananeras a sus espaldas.

En el momento que la marcha se acercaba al palacio presidencial, Palacio de la Carrera, fueron violentamente reprimidos por la guardia presidencial y Gonzalo Bravo Pérez fue alcanzado por la espalda por una bala disparada por la guardia cuando se acercaba al Café Capitolio y murió siendo el primer estudiante asesinado por un régimen en el intento de acallar la protesta universitaria.

El día siguiente su entierro fue acompañado de una gran manifestación y en su honor se instituyó el 8 de junio como el Día del estudiante caído. Un año después y en elecciones con participación del partido liberal con candidato propio cayó la hegemonía conservadora después de 44 años continuos de estar en el poder.

En 1954 los estudiantes de la U Nacional conmemoraban los 25 años del asesinato de Bravo Pérez con una marcha desde la ciudadela universitaria y visita a su tumba en el cementerio central. Al final de la marcha y regresando a la Universidad la policía los atacó con ráfaga de fusil que acabó con la vida del estudiante de cuarto año de Medicina y segundo de Filosofía y Letras, Uriel Gutiérrez, en cuyo honor fueron bautizadas las residencias universitarias de la U. Nacional.

Uriel intentó desbloquear el paso que hacía la tropa a la entrada de la Ciudad Blanca en la 26 cuando una ráfaga de disparos, como la de 1929, le segó la vida. Murió de un tiro en el cerebro a sus 24 años. Era la época de la dictadura militar conservadora de Rojas Pinilla.

En respuesta al asesinato de Uriel se organizó la protesta que se traduciría en una gigantesca marcha hacia el Palacio Presidencial con participación de todas las universidades bogotanas y estudiantes de bachillerato que fue interrumpida por militares a la altura de la calle trece entre carreras octava y séptima. Los estudiantes con pañuelos blancos se sentaron en los andenes coreando consignas de justicia y condena a los asesinos de Uriel Gutiérrez.

A eso de las 11 de la mañana tropas del Batallón Colombia, que recién llegaban de la guerra de Corea, hicieron escuchar las descargas de sus carabinas punto 30 en atronadora salva de fusilería disparando contra los inermes estudiantes.

Nueve marchantes caían masacrados aquel 9 de junio en el centro de Bogotá. Sus nombres son parte del movimiento estudiantil: Álvaro Gutiérrez Góngora, Hernando Ospina López, Jaime Pacheco Mora, Hugo León Velásquez, Hernando Morales, Elmo Gómez Lucich, Jaime Moore Ramírez, Rafael Chávez Matallana y Carlos J. Grisales. 50 estudiantes quedaron heridos. Jaime Pacheco Mora no cayó con los demás, fue perseguido y asesinado dos cuadras al norte sobre la Avenida Jiménez.

Rojas Pinilla buscó esconder su responsabilidad de esta la primera masacre estudiantil en Colombia y por medio de su ministro de Gobierno, Lucio Pabón Núñez, y del general Duarte Blum, comandante del ejército acusó a los conservadores laureanistas, y a los comunistas como responsables de la matanza. Meses después una investigación oficial demostró que no hubo tal complot.

Se logró un importante despliegue fotográfico para mostrar los por menores de la desafortunada intervención del Ejército lo que fue suficiente evidencia en la decisión de mostrar la verdad sin importar las consecuencias. Sin embargo, jamás fueron apresados los responsables a ningún nivel y menos hubo condenas. En pocos días llegó la orden de silencio absoluto frente a los sucesos del 8 y 9 de junio de 1954.

Gonzalo Bravo Pérez hermano de Julio y Juan. El primero fundador de la empresa Julio Bravo e hijos quien fuera dueño de la primera empresa de energía eléctrica de Pasto, el segundo fue congresista por Nariño.

 

Etiquetas: 
- Software por Activisual -