Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

19/11/2019 - 10:00
En la imagen puede verse una acuarela que representa el edificio del museo y varias de las obras simuladas. !Ojo video!
Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Participará en el Paro Nacional este 21 de Noviembre?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Editorial

Martes, Abril 15, 2014 - 08:24

La prematura eliminación del Deportivo Pasto del Campeonato Profesional del Fútbol Colombiano no se puede calificar más que como fracaso.

Pero se trata de un fracaso que no se le puede atribuir de manera exclusiva al cuerpo técnico en cabeza del profesor Jorge Luis Bernal.

No. La responsabilidad de este fiasco deportivo también se le debe atribuir a otras personas. En ese sentido, nos parece que el presidente de la institución, Iván Erazo y los demás integrantes de la junta directiva del equipo, tienen mucha parte de culpa en la gris campaña que en este primer semestre acabó con las esperanza de los aficionados.

Es posible que como todo ser humano, el profesor Bernal, se haya equivocado en el planteamiento de algunos de los partidos. Igualmente, se debe reconocer que hubo muchos problemas para la conformación de la nómina ideal, cuyo costo fue inferior al de más de la mitad de los cuadros que militan en el rentado nacional.

Pero, a pesar de esa austeridad, se dieron palos de ciego, como sí el Deportivo Pasto estuviera nadando en dinero y en esto tiene mucho que ver, el presidente del equipo y la junta directiva.

¿Cómo es posible por ejemplo, que se hubiera cometido una equivocación tan garrafal, en la contratación de un jugador que ya estaba de salida, encima lesionado, pero cuyo costo constituyó un buen pellizco a las finanzas de la institución?

Nos referimos a Jairo “El viejo” Patiño, a quien se le hizo una vinculación a la carrera, en la cual el jugador se vino a Pasto con su familia, alquiló una casa y matriculó a sus hijos en el colegio. Luego de todo esto, un examen médico estableció que Patiño no estaba apto para jugar y en efecto, no lo pudo hacer, pero ya era tarde para desbaratar un contrato, puesto que de haber ocurrido esto, el Deportivo Pasto se hubiera visto abocado una demanda de proporciones.

Realmente nosotros no entendemos cómo se llegó a pensar en un jugador, que como Patiño, nadie lo puede negar, fue excelente en su tiempo, pero que hace rato está de salida. Este caso, se constituyó entonces en un grave error, puesto que además de hacerse una alta inversión, se perdió el cupo para un jugador en capacidad de aportarle a su equipo.

Consideramos también que faltó quien defendiera al Deportivo Pasto ante las altas instancias. La persecución por parte del árbitro Hernando Buitrago, que mediante el cobro de un penal inexistente le arrebató el triunfo al Pasto ante el Alianza Petrolera y luego siguió en las mismas con el pésimo arbitraje que tuvo en Barranquilla, privaron al equipo nariñense de puntos valiosos, que le hubieran podido significar la clasificación, debió ser denunciada ante la Dimayor.

Igual, el maratónico calendario que se le impuso al equipo a lo largo del torneo, causa para que después de todo el desgaste físico que se tuvo en Barranquilla, el Pasto llegara “muerto” a jugar ante Itaguí. Pero la triste realidad es que nadie dijo “esta boca es mía”, por lo que en nuestro concepto se careció de una persona que representara los intereses del equipo y ello también debe considerarse como una de las causas de la debacle. Una debacle que no es solo del Deportivo Pasto, sino de la ciudad y del Departamento de Nariño puesto   afecta los intereses económicos de la región y su gente.

De ahí la necesidad para el torneo de fin de año, de hacer un replanteamiento total y un pormenorizado balance de lo que pasó en este primer semestre, para no seguir repitiendo los errores que hoy nos tienen lamentando la eliminación.

- Software por Activisual -