Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

12/12/2019 - 09:12
México y miles de fieles celebran con diferentes actos religiosos para “Guadalupana” en la Basílica que lleva su nombre.
Foto: Ruven Afanador
10/12/2019 - 13:04
El 10 de diciembre de 1959 tras cuatro años de construcción, el presidente Alberto Lleras Camargo lo inauguró en Bogotá. [VIDEO]









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Para usted quién tiene más credibilidad en el desarrollo del Paro Nacional?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Editorial Diario del Sur

Viernes, Junio 7, 2013 - 10:24

Nuestro río emblemático que surge histórico e imponente en el escudo de armas de Pasto, se muere a pasos acelerados, por la falta de conciencia ciudadana y la indiferencia de las autoridades ambientales, lo cual se constituye en una amenaza ecológica para nuestras próximas generaciones.

Según informes oficiales, el área de influencia de la cuenca del río Pasto comprende 6.776 hectáreas y atraviesa la ciudad de sur a norte, comprendido entre la bocatoma del Centenario y la Universidad de Nariño.

Este afluente se constituye desde hace décadas en el basurero de la ciudad, a donde en forma inmisericorde arrojan no sólo los desechos orgánicos sino escombros, llantas de vehículos como tractomulas, colchones y animales muertos. Mientras la incultura crece de manera descomunal para destruir el más importante afluente del municipio, los planes ambientales son de mentiritas.

Los proyectos encaminados a la defensa del río Pasto se hacen con recursos exiguos que sólo alcanzan para campañas de limpieza, poda y adecuación de la ribera, que por lo general se hacen cuando se celebran eventos como el Día Internacional del Ambiente, el cual se hizo el pasado miércoles, o de la tierra, el árbol, cuando los medios de comunicación tienen los micrófonos y cámaras sobre los funcionarios que aprovechan para sembrar una planta.

Con esto queremos decir que las autoridades locales, y mucho más las departamentales, no han tomado en serio la problemática de contaminación del río Pasto, cuando se trata de la supervivencia de los habitantes de este municipio, que crece a pasos agigantados, sin establecer políticas efectivas y eficientes de respeto ambiental.

Ante el abuso el Pasto ya nos ha pasado cuenta de cobro y en la época invernal recupera los espacio invadidos y se desborda para generar duras emergencias, que no sólo afectan a los barrios populares de gente de bajos recursos económicos, sino también a los de clase media y alta, que también han sufrido los embates.

En el caso de la Secretaría de Gestión Ambiental se tienen buenas intenciones con las campañas, pero la entidad ni siquiera tiene las herramientas para evacuar las basuras del río y los operarios lo deben hacer de manera manual. Es decir, que cuando ellos sacan una tonelada de desechos al mismo tiempo la gente ha lanzado dos.

Pero además de tener al río como una cloaca, en distintos sectores familias invaden la ribera y acortan el cauce, que cada vez es más angosto, hasta el punto de convertirse en un arroyo o quebrada. Este estrechamiento hace que aumente de velocidad en busca de su cauce normal, lo cual conlleva a que el agua socave los taludes para generar represamientos y con esto inundaciones.

En los últimos 18 meses el río ha tenido también que soportar toneladas y toneladas de escombros que de manera miserable le lanzan los carretilleros, incluso los constructores, para evitarse pagar el impuesto por utilizar las escombreras. Una de estas, que administran las mismas autoridades ambientales, de manera inverosímil se encuentra junto al río en el sector de Briceño, y cuando van a depositarlos parte de estos cae al agua.

Pero si la Secretaría de Gestión Ambiental es poco lo que hace por salvar al Pasto, el papel de la Corporación Autónoma Regional de Nariño, Corponariño, es casi nulo, pese a que el municipio le transfiere por concepto del predial cerca de 4.000 millones de pesos, presupuesto que en realidad no sabemos a dónde va a parar.

Al histórico y legendario río Pasto lo tenemos sometido a una muerte dolorosa y lenta, sin que la comunidad y las mismas autoridades recapacitemos en lo que estamos por perder por nuestra irresponsabilidad, negligencia e ignorancia.

Ya no hay tiempo para campañitas sicodélicas y pueriles, se necesita un plan ambiental que implique rescatar a corto y mediano plazo el río, que significa la vida del municipio capital.

- Software por Activisual -