Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

09/12/2019 - 10:02
Esta fecha se escogió con el fin de crear conciencia y desde las Naciones Unidas trabajar para erradicar este gran problema.
Foto: Referencial
03/12/2019 - 09:32
El lema de este año 2019 es Empoderar a las personas con condiciones especiales.









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Junio 14, 2013 - 09:26

En el año nos pasamos conmemorando días y eventos en contra del trabajo infantil, como se dice en el argot popular, con pañitos de agua tibia, y la publicación de cifras que causan asombro, pero que en verdad ni siquiera se acercan a esa cruda realidad en donde están las razones del porqué los menores edad se constituyen en fuerza laboral.

Un grupo de periodistas que estuvo en una zona de conflicto armado en el departamento de Nariño expresa que ni siquiera los golpeó tanto el hecho de los constantes enfrentamientos entre los actores armados, como el ver a jovencitas de 14 o 16 años con dos, tres y hasta cuatro hijos y esperando otro, en unas condiciones de miseria que son para ponerse a llorar. En esas zonas alejadas de nuestro departamento, ya sean de la costa, el piedemonte o la cordillera, se ven cuadros de menores de edad en labores pesadas, especialmente del campo, porque en sus familias el papá se fue o lo mataron y la mamá se encarga de los quehaceres de la casa y no hay quien lleve el sustento.

Esos pequeños que por cientos pasan largas jornadas como raspachines en los cultivos de coca, de ‘ordenadores’ en los plantíos de amapola o también es una constante en nuestra región que esos niños o adolescentes que aún no saben limpiarse bien la nariz ya cargan fusiles y llevan en su conciencia varias muertes.

En las zonas rurales se observa a esos niños o jovencitos de rostros de viejos, cansados, sin sueños y aplastadas las esperanzas, ajenos a una escuela o un juego infantil que los llene de vida, porque a cada paso viven el dolor de la violencia, la pobreza y la indiferencia del Estado.

Los programas o campañas de las instituciones gubernamentales, con nombres sugestivos y llamativos, se promueven en las ciudades, sin que llegue un eco al campo donde está la más aguda problemática de los menores de edad que laboran porque su entorno los obliga y en su cultura está implícito.

Luego de la denominada Encuesta integrada de hogares, módulo trabajo infantil, llevada a cabo por el Departamento Nacional de Estadísticas, Dane, con la información recolectada en el cuarto trimestre del 2012 se encontró que de un total de la población de 5 a 17 años de 11.332.000 personas, 1.111.000 se encontraban trabajando. Sin embargo, los reportes del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar indican que los casos no superan los mil cada año.

En la celebración del Día mundial de lucha contra el trabajo infantil los organismos que hacen parte de la red señalan que en cualquiera de sus formas el trabajo infantil supone riesgos para los niños y las niñas. “No obstante, la Organización Internacional del Trabajo clasificó entre las peores formas la esclavitud, trata o prácticas análogas; explotación sexual o pornografía; reclutamiento, actividades ilícitas (tráfico de estupefacientes, mendicidad organizada) y cualquier otro trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se realiza, dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños y las niñas”.

Todos los análisis, estudios, pronunciamientos y ayudas que se hagan son válidos, pero a las instituciones les hace falta sentar bien los pies en la tierra, porque se tiene que comenzar a tratar la enfermedad, no los síntomas, y eso implica que se implementen unas políticas sociales que representen inversión en el campo y la misma ciudad, porque este mal también cada vez se hace más agudo en las urbes.

Veamos, por ejemplo, el caso de Ipiales en donde se han identificado 700 niños trabajadores, que en su mayoría no hacen parte del sistema educativo porque se dedican a laborar largas jornadas, y lo más delicado es que ese criterio hace parte de la cultura y los padres de familia están convencidos o creen que es lo correcto.

En Pasto también vemos dramas sensibles frente a este flagelo, sobre todo en las actividades de la zona rural, las plazas de mercado y los semáforos.

Pese a todo esto no podemos dejar de reconocer el trabajo de instituciones como el Icbf, las fundaciones Telefónica, Proinco, la Policía de Infancia y Adolescencia y el Ministerio de Trabajo, porque hay significativos avances, pero aún estamos verdes, puesto que nuestra problemática social tiende a empeorarse por el conflicto armado y la pobreza.








- Software por Activisual -