Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Diario del Sur.

Jueves, Junio 6, 2013 - 09:13

La tragedia que se registró en la ciudad de Ipiales con la muerte de un topógrafo y un oficial del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, asfixiados en una alcantarilla, dejó nuevamente al descubierto la imprevisión de las autoridades y organismos de emergencia que ejercen sus actividades sin utilizar herramientas adecuadas.

Recordemos que en la mañana del pasado martes en el barrio La Laguna, junto a la terminal de transporte terrestre, se registró la emergencia por la muerte del contratista José Valladares, de 45 años, cuando desarrollaba trabajos de topografía para la empresa Saneamiento Ambiental de Bogotá. El contratista estaba acompañado de otra persona que lo esperaba en la superficie, pero al ver que no salía pese a los insistentes llamados pidió ayuda a las autoridades. Los bomberos entraron al rescate de Valladares, que fue sacado sin signos vitales, pero en la acción dentro de la alcantarilla resultó afectado el teniente José Alfredo Oviedo, de 40 años, quien fue llevado de urgencia a un centro hospitalario en donde falleció producto de la intoxicación.

Al tiempo que el coordinador del Comité de Gestión de Riesgos del municipio de Ipiales, Fernando Jácome, dijo que este hecho fue provocado por la falta de oxígeno, ya que los gases que emanan las alcantarillas son tóxicos y el contratista que ingresó no tenía las medidas de protección del caso, la hermana del topógrafo muerto, Blanca Alicia Valladares, señaló que la empresa que lo contrató, denominada Saneamiento Ambiental de Bogotá, sólo le dio para hacer este trabajo un par de guantes y un tapabocas. Increíble esta irresponsabilidad de una entidad nacional, que por imprevisión ponga en riesgo la vida de sus trabajadores, que en este caso terminó en tragedia.

Pero mucha más irresponsabilidad de los bomberos de Ipiales, que a pesar de conocer el peligro al que se enfrentan dentro de una alcantarilla, en donde se acumulan gases letales, les permitieron a sus unidades entrar al rescate sin los equipos especiales. No olvidemos que también resultaron afectados dos bomberos más que acudieron al rescate de las víctimas.

No creemos que el cuerpo bomberil no tenga unas máscaras para esos procedimientos. Además existe una normatividad y unos parámetros que los deben acatar porque este cuerpo de socorro ejerce continuamente operaciones complicadas, pero que de igual forma debe tener los mecanismos para prevenir una desgracia.

Pero no sólo pasa en casos como este. Hace aproximadamente un mes en la ciudad de Pasto un trabajador de una reconocida constructora falleció al caer de un noveno piso de un edificio de apartamentos tras saltar a un andamio sin el denominado cable de vida. Allí es cuando uno no se explica qué pasa con las medidas preventivas y por qué se permite que los trabajadores no utilicen los equipos de seguridad.

El pasado 9 de marzo, en el casco urbano de La Florida, dos trabajadores murieron electrocutados cuando soldaban el antepecho de una ventana y toparon las cuerdas de alta tensión que pasaban próximas a la vivienda.

En la capital nariñense vemos que los operarios de las empresas de servicios públicas o privadas desarrollan trabajos sin los mínimos equipos de protección, lo cual se ve todos los días. Trabajadores expuestos a elementos peligrosos, que apenas tienen un overol y unos guantes sencillos para manipular químicos, desechos hospitalarios o realizar obras de construcción en vías con taladros y ni siquiera tienen ‘sorderas’.

Esta negligencia asombra, pero lo que más indigna es el hecho de que las autoridades competentes no controlan en lo mínimo y los peligros latentes están por toda la ciudad porque no se respetan las normas. Por ejemplo, de manera constante se denuncia a través de este medio de comunicación la manera irregular como se levantan edificaciones que atenta contra la vida de los ciudadanos.

La situación también es complicada en diferentes empresas, cuyos empleados sufren constantes accidentes porque no cuentan con los mínimos sistemas de prevención y no toman en cuenta los riesgos laborales, lo cual es necesario que se corrija.

- Software por Activisual -