Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Editorial

Jueves, Agosto 14, 2014 - 09:19

Un panorama muy preocupante fue el que le presentaron a DIARIO DEL SUR, varios de los alcaldes de los municipios de Nariño, agobiados por múltiples problemas, cuya consecuencia directa es el deterioro en la calidad de vida de las comunidades.

El debate en torno a los problemas de seguridad en los 64 municipios del departamento, realizado hasta hace unas horas en la ciudad de Pasto, nos exhibió una radiografía inquietante, en especial al comprobarse que la juventud se encuentra en alto riesgo por la falta de congruencias de estudio y trabajo, lo que hace que miles de muchachos y muchachas de Nariño caigan en nefastos vicios, como el alcoholismo y la drogadicción.

Precisamente estas dos problemáticas fueron citadas por los mandatarios municipales como las de mayor gravedad en sus respectivas jurisdicciones, en lo que tiene que ver con la afectación de la juventud. Pero hay en los municipios otras situaciones de igual o mayor gravedad, como es el incremento de las actividades delincuenciales en las cuales también lamentablemente se encuentran involucrados los jóvenes.

El foro para tratar el sensible tema de la seguridad en los municipios de nuestro departamento mostró que cada región parece tener sus propios problemas, como es el caso de las poblaciones de la costa pacífica nariñense, con Tumaco a la cabeza, donde el narcotráfico y la presencia de grupos alzados en armas se constituye en la raíz de numerosos males.

En otros municipios como Los Andes o Albán los casos de boleteo se constituyen en el mayor dolor de cabeza para los alcaldes y las autoridades, ante el alto número de extorsiones que afectan a toda la población, mientras que en municipios como Cuaspud la delincuencia común se cita como otro de los flagelos a combatir.

De esta manera en el marco del foro sobre la seguridad en Nariño cada uno de los alcaldes tuvo una larga lista de quejas y reclamos, lo que a nuestro entender es una prueba de que las cosas no están marchando como debe ser y por lo tanto se requiere con urgencia de la puesta en práctica de acciones especiales, tendientes a lograr que los habitantes de los diferentes municipios nariñenses puedan vivir en paz, sin las actuales zozobras y angustias que originan múltiples factores.

En la reunión algunos de los alcaldes hablaron de la colocación de alarmas de seguridad en sus municipios, idea que de algo puede servir, pero a nosotros se nos antoja que la cantidad de males que parecen rondar a la mayoría de los municipios nariñenses requiere de soluciones de mucho mayor peso, en las que esté presente de manera directa la mano del Estado.

Durante mucho tiempo siempre hemos tenido la impresión de que en nuestro departamento de Nariño no hay uno ni dos, sino un alto porcentaje de municipios abandonados de manera casi ancestral por el Estado, los que precisamente por esa desidia se convirtieron en campo abonado para las organizaciones al margen de la ley.

Esa creencia se confirma plenamente con las declaraciones de los diferentes alcaldes, quienes en sus exposiciones parecen haber abierto una verdadera caja de Pandora, de la que se han escapado todos los males. Entre esas calamidades, además de la inseguridad que fue el problema más citado por los mandatarios municipales, también se puso de manifiesto la carencia por parte de los alcaldes, para atender necesidades tan sensibles para las comunidades como son los aspectos de la salud y de la educación, lo que en sí se constituye en otro grave problema de carácter social.

Extorsiones, abigeato, presencia de grupos armados al margen de la ley, drogadicción y alto consumo de bebidas embriagantes por parte de los jóvenes y el abandono estatal de siempre y hasta la carencia acostumbrada de la gasolina en los últimos días de cada mes,   fueron tópicos que los alcaldes mencionaron con alarmante frecuencia en su encuentro en la ciudad de Pasto. Por lo tanto, esperamos que esa reunión no se quede en meras palabras que se las lleva el viento, sino que lleve a soluciones prácticas y efectivas, que coadyuven a mejorar la calidad de vida de los nariñenses.

- Software por Activisual -