Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Diario del Sur

Martes, Junio 11, 2013 - 09:49

Es compleja la situación de la zona del Medio y Bajo Chagüí, ubicado en jurisdicción del municipio de Tumaco, en donde 400 campesinos mantienen una huelga de hambre para exigir a los gobiernos local y nacional inversión social para no continuar en la siembra de hoja de coca, que les ha traído todas las desgracias.

Esta zona localizada cerca del municipio de Francisco Pizarro, a 40 minutos en lancha desde el casco urbano de Tumaco, es prácticamente selvática y estratégica para los narcotraficantes que a la vez que tienen sus plantaciones de cultivos ilícitos también poseen los laboratorios para la producción de cocaína, con la facilidad para sacarla por los ríos directo hacia el mar y enviarla a los mercados internacionales de los Estados Unidos y Europa.

Así como esta localidad es apartada de Nariño y ni siquiera aparece en el mapa de Colombia, igual o peor es de olvidada, en donde la pobreza es el pan de cada día y los programas sociales son de todo orden, porque la ayuda del Estado sólo aparece cuando se hacen esporádicas jornadas médicas.

Ese horizonte de indiferencia estatal durante toda la vida ha sido caldo de cultivo para que los grupos al margen de la ley lo utilicen para su expansión y su paso entre la costa y el piedemonte e incluso hasta llegar a la cordillera. Desde hace cerca de 20 años, con la llegada de los narcotraficantes, que se expandieron y crecieron como espuma con el apoyo de los paramilitares, en zonas como Chagüí se empezó la siembra para producir hoja de coca y esa comunidad olvidada fue absorbida para los cultivos considerados ‘malditos’, por toda la violencia que desató.

Estos sectores que pese a la miseria eran tranquilos se transformaron en polvorín ante la presencia de los ‘paras’ que hacían parte del frente Libertadores de Sur de las Autodefensas Unidas de Colombia que comandaba Carlos Castaño, el 29 frente de las Farc y el Ejército Nacional.

Sobrevinieron las masacres, muertes selectivas de representantes de organizaciones civiles y los desplazamientos forzados, sin que las autoridades regionales o nacionales hicieran algo para contener la violencia que se tomó a pequeños pobladores de la zona rural de Tumaco.

Luego de la supuesta desmovilización de los paramilitares el 30 de julio de 2005, cuando entregaron sus armas 677 combatientes. La presión de los grupos armados bajó, pero los campos quedaron plagados de coca y la comunidad continuó cultivando, pero al mismo tiempo se reforzaron las fumigaciones aéreas con glifosato, y allí comienza otro tormento.

Las denuncias de la comunidad cada vez se hicieron más fuertes, en el sentido de que las aspersiones no sólo destruían los cultivos ilícitos sino también los de pancoger, además de matar a los animales de corral y contaminar sus fuentes hídricas.

En el gobierno del gobernador Antonio Navarro Wolff surgió la iniciativa del programa de erradicación manual y voluntaria Nariño sin coca sí se puede, que enfocó inicialmente a los municipios de Leiva y El Rosario y el consejo comunitario de Las Varas en Tumaco. Ante los buenos resultados el Sí se puede se convirtió en un modelo nacional y hoy se extiende a 8 municipios del departamento de Nariño, especialmente en Tumaco, que se constituye en la región con más cultivos de coca en Colombia, con 5.700 hectáreas sembradas, según datos de la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional en el 2011.

Devolviéndonos al problema de Chagüí, el integrante de la junta directiva del consejo comunitario del Río Chagüí, Walter Cabezas, dijo que los lugareños no se oponen a que erradiquen la coca, siempre y cuando el Estado les brindara las garantías en asistencia social y alimentaria, y advirtió que mientras no se concreten las ayudas no van a permitir que sigan con el programa de erradicación.

El panorama es complicado, y mientras no se plasmen unas políticas contundentes contra las drogas será imposible acabar con los cultivos ilícitos en Nariño, que como sabemos es el mayor productor en Colombia con el 25 por ciento de toda la producción nacional.

- Software por Activisual -