Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Octubre 23, 2018 - 11:17

En una calle de Nueva York, Estados Unidos, fue hallado al interior de un vehículo el cuerpo de Geoffrey Weglarz, un exitoso programador e ingeniero informático, que había tomado la fatal decisión de acabar con su vida ingiriendo un potente veneno.

Hecho el hallazgo, se conoció que detrás de este suicidio habían razones fuertes que lo tenían al borde del desespero. Se conoció que de su millonaria fortuna quedaba poco, estaba alejado de su familia y por más que intentó no logró conseguir trabajo en una compañía.

Weglarz ganaba muchísimo dinero, hizo trabajos en conjuntos con universidades renombradas, como la de Harvard y Yale. Se casó y tuvo un hijo, pero todo dio un cambio repentino cuando su empresa fue adquirida por Oracle. Según dijo en su momento, le ofrecieron un cargo menor en la empresa y antes que tomar la propuesta prefirió alejarse.

Es así que decidió apostarle de nuevo al rol de empleado, sin embargo, no logró conseguir un puesto fijo tras más de 481 intentos. Esa frustración fue haciendo mella en su vida, al tiempo que comenzaron los conflictos con su esposa. Su temperamento se fue haciendo más insoportable hasta el punto que en 2013 se hizo viral en las redes sociales por haber insultado y lanzado un sándwich en la cara a una mujer embarazada.

Eso le creó mala fama a Weglarz que afectó aún más su búsqueda de empleo. Al final, el otrora exitoso informático optó por quitarse la vida. Para ello se resguardó su vehículo, lo estacionó en una calle de Nueva York e ingirió un veneno.

Lo peor de todo, y que muestra su alejamiento con su familia, se reflejó en el tiempo que se demoraron sus parientes sobre su fallecimiento. De no ser por un transeúnte que paseaba con su perro, el cuerpo de Weglarz habría permanecido más tiempo allí.

- Software por Activisual -