Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.
26/10/2019 - 18:53

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Mayo 14, 2017 - 16:35

“Él vendía zapatillas y era el mejor (…) quería que yo fuera una Abogada y le voy a cumplir el sueño”, indicó entre lágrimas la hija menor de Diego Pigui, al interrumpir a su madre en la entrevista para este portal.

El pasado viernes a las 9:30 de la noche Diego Yair Rodríguez Díaz, de 37 años sa­lió de su vivienda ubicada en el barrio Bosa Laureles, sur de Bogotá, con la promesa de regresar por su hija menor y salir a dar una vuelta en el sec­tor, más las balas asesinas de sicarios a bordo de un automóvil le impidieron cumplirle a su niña.

Todo indica que cuando el hombre se encontraba al interior de una tienda, un vehículo de servicio particular tipo automóvil, parqueó frente al establecimiento y sin me­diar palabra dispararon el repetidas oportu­nidades en contra de la integridad física del hombre.

De inmediato, familiares y allegados los trasladaron a la sala de urgencias del Hos­pital San Pablo Sexto, en donde luchó in­cansablemente por mantener su vida más la muerte le ganó la batalle y lo abrazó en el sueño eterno.

Los anhelos de ver crecer a sus hijos y po­der apoyarlos en la educación superior que siempre lo mantuvieron con ganas de salir adelante aún viven en sus familiares, quienes lo recuerdan como un hombre honesto, res­ponsable y trabajador.

Una vez ingresa al centro asistencial, los galenos de turno le declaran muerte cerebral, desde allí inició el calvario de Yaneth Ardi­lla, quien lo acompañó en sus mejores años y le entregó el regalo más preciado que pudo tener en vida, sus tres hijos.

Este medio logró establecer que la vícti­ma de 37 años respondía en vida al nombre de Diego Rodríguez, más por su simpatía y amabilidad le conocían en el sector como ‘Diego Pigui’, quien se dedicaba a labores de comerciante y cuando la necesidad le tocaba la puerta la construcción era su respuesta. 

 

Redacción

Leonel Pereira 

- Software por Activisual -