Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Junio 16, 2018 - 17:17

En las últimas 24 horas se han reportado cerca de 20 sismos en la capital nariñense, lo que determina una tendencia a la reducción de esta actividad que se registra desde el miércoles pasado.

El coordinador del Observatorio Vulcanológico de Pasto, Diego Gómez, precisó que a excepción de los temblores que reportados como sentidos a las 10:59 p.m. del jueves, a las 12:33 y 1:35 a.m. de ayer, la sismicidad vulcanotectónica en el costado nororiental del volcán Galeras, existe una tendencia a la baja de esta actividad.

Gómez precisó que no existen cambios significativos y en el comportamiento del Galeras sigue estable, además de que los temblores que se registran tienen niveles energéticos pequeños. Desde el 12 de junio, cuando se reportó un movimiento telúrico de 4.5 en la escala de Richter, se han registrado 844 sismos.

El comportamiento de la sismicidad se ha desarrollado así: el pasado martes se tuvieron 335 sismos, el miércoles 403, el jueves 99 y ayer viernes solo 20 temblores, que en su mayoría son imperceptibles para la comunidad y solo 20 fueron reportados como sentidos.

“En cuanto al proceso volcánico, se sigue en la misma situación, no hay cambios resaltables que integrados puedan hacernos pensar en variaciones en la actividad del Galeras, por lo tanto el nivel se mantiene en amarillo”, precisó el funcionario.

Entre tanto, las autoridades de Pasto continúan con la entrega de ayudas humanitarias y banco de materiales de construcción para que las familias afectadas puedan adecuar las estructuras que sufrieron agrietamientos.

Los funcionarios de la Drgd municipal, Alcaldía, bomberos, Policía Nacional, Ejército y demás entidades, llegaron hasta Mapachico, Genoy y Morasurco, con el fin de entregar alimentos, colchonetas y continuar con los censos para determinar el número de familias afectadas.

Además hoy se tendrá la presencia del director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Desastres, Carlos Iván Márquez, quien visitará las zonas donde las viviendas quedaron reducidas a escombros.

“Vamos a ayudar a atender la emergencia. Estaré con la comunidad haciendo las primeras entregas de los kits de reconstrucción y recuperación”, expresó.

 

Evolución del fenómeno

Antes del 12 de junio el volcán Galeras presentaba poca actividad, con sismos de bajo nivel de energía y ocurrencia. Pero la situación cambió a las 4:35 de ese día, se disparó el sismo de fractura que posteriormente fue calculado en 4.5 en la escala de Richter.

Desde ese día la tierra no ha dejado de moverse y el ‘enjambre’ de temblores sigue presentándose en el municipio de Pasto, aunque en las últimas 24 horas la actividad ha disminuido.

Los movimientos se están presentando en una franja ubicada al nororiente del volcán, que coincide con el trazo de la falla de Buesaco, lo cual determina el origen vulcanotectónico de los temblores.

La falla de Buesaco viene desde el sur y atraviesa del Galeras y se extiende hasta el norte, es decir que podría moverse en cualquiera de estos segmentos, pero en la actualidad, la actividad se produjo justo donde está el volcán.

El Observatorio vulcanológico, por medio de sus estaciones de vigilancia, analiza permanentemente los cambios de estructura, en las propiedades eléctricas, rocas, medición de gases como el dióxido de carbono y radón, así como la actividad física, los cuales permanecen estables.

A pesar de que un lado del Galeras se está moviendo por la falla, hasta ahora la actividad se mantiene en nivel amarillo, desde hace 7 años.

La falla de Buesaco estaría moviéndose por situaciones tales como a la tectónica de placas, o que dentro del volcán a cierta profundidad se encuentra la roca fundida y los gases que se denomina magma, puede hacer un pequeño movimiento y hacen que las fallas que se encuentran allí se desplacen. Este proceso, aunque se ubica en el Galeras, no ha generado cambios en su proceso de actividad.

“El hecho de que haya sismos y fracturas no implica que debamos cambiar de alerta”, sostuvo el coordinador del Observatorio Vulcanológico de Pasto, Diego Gómez.

 

Siguen en los cambuches

Decenas de familias de Genoy, Mapachico y Morasurco, completaron tres noches durmiendo entre carpas y cambuches, pues sus viviendas se encuentran en delicadas condiciones estructurales que con los movimientos sísmicos pueden agravarse y hasta caerse en su totalidad.

La gente se acomodó en potreros vecinos, donde además de sus improvisados dormitorios cocinan. El frío común de estas zonas rurales de Pasto hace que los damnificados se arropen de tal manera que el crudo viento no llegue hasta sus cuerpos.

José Rafael Guaquez, de la vereda San Francisco, corregimiento de Mapachico, indicó que aunque las autoridades hacen presencia, la crisis que se vive es totalmente desagradable, pues el riesgo continúa latente en estos territorios.

“Tenemos niños, adultos mayores, mujeres embarazadas, que están sufriendo mucho durante esta calamidad. Sienten frío y el viento quiere llevarse nuestros cambuches. Nuestras casas quedaron totalmente deterioradas, por eso necesitamos la colaboración de todas la entidades públicas que nos ayuden, porque esta incertidumbre de no saber qué va a pasar con nosotros cada día nos atormenta más”, sostuvo José Rafael Guaquez.

La comunidad ha querido retornar a las viviendas, pero cada vez que lo intentan un sismo los estremece, por ello han decidido no retornar a ellas hasta tanto la actividad sísmica no cese.

“Es imposible imaginarlo. Las noches son largas, y no podemos dormir plácidamente, porque a cada rato la tierra se mueve. La energía se va y la oscuridad nos atormenta”, agregó.

- Software por Activisual -