[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Reuters
18/05/2019 - 16:47
El propósito es concientizar al público sobre el papel que cumplen estos recintos en el desarrollo de la sociedad.
Granma
27/04/2019 - 11:15
Las primeras elecciones con sufragio universal en el país africano, significaron la abolición de una medida marcada por masacres, injusticias y dolor.









Encuesta

¿Cuál institución tiene menos credibilidad para usted?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Videos Virales

Captura de pantalla
03/05/2019 - 14:45
El sujeto afectado decía que le dolía tanto que no lo soportaba, sin saber qué podía ser.
Captura de pantalla
01/05/2019 - 11:31
El hombre estaba presenciando un festival cuando el animal acabó con su vida.
Captura de pantalla
17/04/2019 - 15:42
La joven apareció colgando de un aire acondicionado, al lado de una ventana, mientras los equipos de rescate intentaban ayudarla.

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Septiembre 2, 2018 - 18:02

El cultivo de hoja de coca ha afectado a muchos de los municipios del norte de Nariño, entre ellos La Unión. Hace seis años un grupo de labriegos dedicados a su cultivo decidieron desterrarlas para darle paso a la legalidad.

En el corregimiento de Santander un puñado de hombres y mujeres venteños decidieron unirse para cambiar la coca por cacao, un total de 20 familias empezaron a sembrar la esperanza en sus parcelas.

Fue así como un grupo de campesinos se asociaron para formalizar lo que sería la redención de los nuevos cacaoteros del corregimiento de Santander, gracias al acompañamiento del Servicio Nacional de Aprendizaje Sena.

Detrás de estas familias que se escondían bajo la ilegalidad se encuentra la historia de Jaime Ortega y Suly Suárez, una pareja de esposos que albergaban en sus fincas la repudiada hoja de coca. Hoy su historia es muy diferente.

El cacao está cultivado a lo largo y ancho de sus tierras. Confiesan que el proceso de reconversión no ha sido fácil, pero sin duda ha sido la mejor decisión que han tomado.

“Antes vivíamos como si nos persiguieran, cultivar coca era un riesgo permanente, en todos los sentidos. En ese entonces no teníamos otra alternativa, muchas de la familias que  nos dedicábamos a eso era por sobrevivir. Gracias a Dios, nos llegó otra oportunidad”, manifestó Jaime Ortega.

El Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, acompañó a familias como las de Jaime Ortega, en el proceso de reconversión. Con tecnificación y capacitaciones formó a estas familias para que dieran el paso a la legalidad.

“Para muchos fue complicado hacer todo este cambio, se imaginaban que el cacao no les iba a dar lo mismo que  la coca, pero a diferencia de la coca, con el cacao uno no sentía el temor de meterse en problemas, esa tranquilidad no nos la daba la coca y a fin de cuentas es lo único que importa”, dijo Ortega.

Con esta premisa de tranquilidad las 20 familias de  Santander en La Unión, emprendieron el camino para cambiar la coca por el cacao. Con sus propias manos arrancaron cada mata de coca, para luego sembrar el cambio en sus vidas.

“Ya son seis años en los que hemos estado trabajando fuertemente para sacar este proyecto adelante. Nuestro foco está en la producción de chocolate, y aunque hemos tenido inconvenientes, vamos a lograr nuestro cometido”, indicó.

 

Una transformación con sabor a chocolate

 

Las 20 familias que dejaron atrás la coca y la ilegalidad ahora apuntan todos sus esfuerzos hacia la producción de chocolate. La tecnificación dada por el Sena a quienes se acogieron a este programa también se enfocó en la creación de empresa

En Santander el cultivo de cacao se hace dentro de los mismos cafetales, debido a que la sombra producida es beneficiosa para ambas plantas, por tal razón su siembra se hace dualmente.

En la actualidad las familias buscan fortalecer la comercialización del cacao cuyo precio por kilo no pasa de los 5.000 pesos, que aunque no deja pérdidas, su utilidad es mínima.

Es por eso que quienes integran estas familias buscan idear un plan de negocio que genere mayores utilidades, para ello los campesinos con ayuda del Sena aprendieron a hacer la transformación del cacao al chocolate de manera artesanal.

Jaime Ortega y Suly Suárez transformaron su hogar en una pequeña fábrica de chocolate. En la cocina están instalados los equipos como grameras, tostadora, molino, batidora, moldes de plástico y una vieja nevera.

Para Suly Suárez desde aquí construyen una nueva historia y el fututo de sus dos hijos.

“A puro pulso y amor se entrega, moldea y endulza las pastillas de chocolate a las cuales les damos un valor agregado, pues le añadimos el maní que también se cultiva en la zona”, manifestó.

En su producción con marca propia se empaca el producto terminado en paquetes de 125 gramos, media libra y libra, cuyo precio a pesar de la calidad está muy por debajo de las marcas nacionales, con lo cual gracias al trabajo mancomunado se dobla el precio del cacao original, mejorando los ingresos para estas familias. 

 

Buscan comercializar sus productos

Hasta ahora todo se ha hecho por estas familias, dar el paso de la ilegalidad hasta formalizar una empresa como sustento de vida. Crear un producto netamente de Santander, sin embargo su próximo reto es fortalecer la comercialización de su trabajo.

El concejal Wilmer Bolaños manifiesta que todo este proceso se ha dado por la voluntad de quienes creyeron en este proyecto, los campesinos, por esta razón lo único que queda por hacer es trabajar para que este proyecto siga creciendo.

“Como alguien que ha hecho el acompañamiento a esta iniciativa, debo reconocer que el trabajo de los campesinos del corregimiento de Santander ha sido innegable y valeroso”, declaró el cabildante.

Precisamente Bolaños, quien ha seguido este proceso, reconoce que uno de los puntos en los que más hay que trabajar es la comercialización de los chocolates que producen los campesinos.

“Se está patinando en este aspecto que es uno de los más importantes, dado que para los asociados la mayor parte de su interés está aquí, pero se ha avanzado afortunadamente permaneciendo en el mercado local”, manifestó.

El foco de los campesinos está ahora en expandir el producto al mercado nacional, y muy a largo plazo en el comercio nacional.

En la actualidad existen cerca de 20 hectáreas sembradas de cacao pertenecientes a las 20 familias asociadas, cultivos que son combinados con café en pequeños minifundios en algo más de media hectárea por las familias de los campesinos que creyeron en el cambio y sin mayor respaldo avanzan en el desarrollo de su propuesta agraria con su producto el Maná, como le llaman al cacao en el corregimiento de Santander, de La Unión.

- Software por Activisual -