Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Noviembre 28, 2018 - 13:01

Pese a que se ha hablado mucho sobre el virus del VIH, expertos en el tema aseguran que aún se observa discriminación y estigmatización hacia las personas que portan este virus, sobre todo en las instituciones que prestan el servicio de salud.

La fundación María Fortaleza  es una institución con largo recorrido en atención a personas con VIH. La trabajadora social de la entidad, Marleny Arciniegas, manifestó que aún se observa un marcado estigma de las sociedad en quienes portan el virus.

“Desde que se conoció la enfermedad siempre ha habido discriminación a quienes portan el virus Hay rechazo de la sociedad hacia a la enfermedad. Por parte de los centros de salud también hay mucha discriminación con la no entrega  de los medicamentos a tiempo”, precisó la profesional.

Para Arciniegas esto se ha generado por la falta de educación de las personas, debido a que desconocen la enfermedad y cómo se transmiten, cuáles son los síntomas.

“La gente piensa que con hablar o acercarse a una persona portadora o compartir un alimento le están transmitiendo el virus. Se debe al desconocimiento y falta de educación por el tema del VIH”, afirmó.

La profesional aseguró que incluso cuando las personas se enteran que son portadoras del virus, se da un cierto rechazo por todo los tabúes que existen frente a esta enfermedad.

“Esta es una enfermedad con poco trayectoria  en el medio de la salud. Las personas cuando se enteran del diagnóstico asocian la enfermedad con muerte porque se supone que hasta el momento no tiene cura”, expresó.

 

Acabar con estigmas

De acuerdo con la profesional las personas que portan el virus aducen que por la enfermedad sus proyectos de vida se han acabado. Con frecuencia se ven afectadas las relaciones familiares y personales del portador.

En un principio se pensó que esta enfermedad solo afectaba a ciertos grupo poblacionales como las trabajadoras sexuales, la comunidad Lgtbi, consumidores de drogas y personas en situación de calle.

“Nadie está exento de adquirir el VIH y eso es algo que a las personas les ha costado entender, incluso hay quienes no conocen la diferencia entre VIH y Sida, las cuales son dos patologías diferentes”, precisó.

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona portadora, mientras que el Síndrome de Inmunodeficiencia
Adquirida es la etapa tardía del VIH.

“Las defensas del cuerpo bajan y hay enfermedades oportunistas como la tuberculosis que afectan el cuerpo de las personas. De VIH no fallecen las personas, mueren por Sida, que es diferente”, precisó.

La Fundación María Fortaleza es una organización privada de carácter social, sin ánimo de lucro que garantiza a sus usuarios atención oportuna, humana, sensible y de alta calidad desde las perspectivas de derecho y de género. Promueve estilos de vida saludables para prevenir la enfermedad del VIH/sida y otras patologías de mediana y alta complejidad, desde los enfoques diferencial y de vulnerabilidad.

 

“Hay que cambiar el discurso”

La referente de la dimensión de sexualidad de derechos sexuale y repruductivios, Selene Cañar, manifestó que la sociedad suele asociar el virus del VIH con grupos poblacionales específicos.

“Aún existe algo de  estigma y discriminación, sin embargo, en la actualidad se ha disminuido bastante respecto a las diferentes acciones que se toman a nivel intersectorial, en donde se propende por generar escenarios para resignificar lo que es el VIH”, aseguró.

Este virus ahora se considera como una enfermedad crónica que es una situación  que le puede pasar a cualquiera sino se tiene las precauciones necesarias respecto a la transmisión.

“La transmisión no se da por un abrazo o un beso, hay unos medios definidos  muy claros por los cuales se transmite, entonces lo que se hace es precisamente trabajar  respecto a la información de manera adecuada y oportuna, para que la gente empiece a desmentir ese tipo de mitos que se tiene frente a la transmisión como a las personas que portan el virus”, aseguró la funcionaria.

Expresó que para organizaciones como ONU Sida, es una prioridad trabajar con poblaciones vulnerables como la Lgtbi, trabajadoras y trabajadores sexuales, debido a que tienen un cierto riesgo con respecto a este tema.

“Debemos cambiar el discurso de que VIH es muerte o que las personas portadoras tienen cierto tipo de comportamientos, porque eso no es así, es algo que nos puede pasar a todos”, declaró Cañar.

La funcionaria manifestó que se debe fortalecer la educación sobre el VIH, para acabar con los estigmas y tabúes que se tienen frente a este tema. Además reiteró que el VIH no discrimina, por lo tanto le puede ocurrir a cualquier persona.

 

Fallas en la atención

De acuerdo con la trabajadora social de la fundación María Fortaleza, Marleny Arciniegas, el mayor estigma al que se enfrentan las personas que VIH es cuando solicitan atención en las entidades de salud.

“Otro de los puntos que generan discriminación en los pacientes son las  entidades de salud, empezando que toda institución de salud no está capacitada para el manejo del VIH, son muy pocas la instituciones que de segundo o tercer nivel que conocen la temática, pero de alguna  u otra manera al interior de la atención hay discriminación”, precisó la profesional.

La trabajadora social asegura que en muchos ocasiones cuando los hospitales conocen la historia clínica de las personas que portan el VIH los aíslan e incluso los llevan a habitaciones alejadas de los demás pacientes.

“Las EPS en cuanto al suministro de medicamentos, sabemos que esta enfermedad es de alto costo y las EPS las tienen que asumir en 100%, pero no se está dando esto. Los pacientes  tienen que hacer una cantidad de tramitología para obtener el medicamento. Cuando no hay entrega inmediata de medicamento el sistema inmunológico del paciente se ve afectado”, aseguró.

Precisó que en la actualidad aún existe personal médico que desconoce las formas de transmisión del virus, pueden estar expuestos a los riesgos, pero por desconocimiento se exponen a contraer la enfermedad.

 

“Nos hemos resignado”

La líder y representante perteneciente a la comunidad Lgtbi, Darla Cristina González, manifestó que para acabar con el estigma que se tiene frente al VIH y esta comunidad, ha sido generar diálogos en eventos académicos para educar sobre este tipo de estereotipos.

“Además de hablar con la gente es acudir a los estudios  que han demostrado que hoy por hoy son muchas más las personas heterosexuales las que se encuentran infectadas con VIH, precisamente porque tienen el imaginario de que es una enfermedad que solo le da a los homosexuales y se descuidan frente al tema de la protección”, precisó González.

Además asegura que han tenido que resignarse frente a los estigmas que existen con respecto al VIH y esta comunidad.

“Ya no nos importa que nos relacione con ese tema, le damos prioridad  a tener campañas que nos permitan que nuestras poblaciones y quienes están a nuestro alrededor se cuiden, se prevengan y tengan acceso adecuado a temas de prevención y detección temprana en caso de que porten el virus”, aseguró.

González asegura que uno de los principales problemas que tienen las personas que portan el virus, es que con frecuencia el tratamiento prestados por las entidades de salud es intermitente.

“Las EPS aunque están obligadas a proveer el tratamiento de estas personas para bajar la carga viral  o para mantener controlado el virus, muchas veces por cuestiones de protocolo, lo que hace es que estos tratamiento no son constantes”, explicó.

Expresó que los cuadros de depresión son contantes por el rechazo del ue son víctimas las personas portadoras del virus.

“Las terminan excluyendo de algunos sectores sociales, grupos de amigos, imaginarios que se tienen desde la escuela y la universidad. Cuando se enteran de que tienen VIH los hacen a un lado”, aseguró.

- Software por Activisual -