[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.
The Sun
06/09/2019 - 11:53
El recordado portero de la Selección Colombia se metió en la historia por su inolvidable acción contra Inglaterra.









Recomendado

recomendado

05/09/2019 - 18:31
Diario del Sur
28/08/2019 - 07:23
Los seis aspirantes estuvieron presentando sus propuestas en el debate organizado por el Grupo Editorial Diario del Sur.
25/08/2019 - 17:52
Los 6 aspirantes, entre quienes estará el próximo mandatario departamental de los nariñenses, darán a conocer sus propuestas, en un importante...

Encuesta

¿Ha insultado o ha sido ofensivo en redes sociales?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Noviembre 26, 2018 - 14:44

En otras circunstancias, la noticia entregada por el director de la Regional Valle de la Aerocivil, a la que pertenecen los terminales aéreos de Nariño, debería alegrarnos, pero tres años de incumplimientos, adormecen el optimismo.

Hace tres años, el terminal aéreo ubicado en el municipio de Chachagüí, tenía 7.820 metros cuadrados, según el dato indicado por Nelson Peña, presidente de la Asociación Nariñense de Ingenieros y miembro de la veeduría especializada que ha seguido el desarrollo de las obras del aeropuerto.

En sus datos y consideraciones basamos este análisis de lo que ha pasado y puede pasar con el futuro de la obra, sobre la cual no se han despejado las dudas y temores de los nariñenses, de que en el futuro sigan sucediendo más aplazamientos de los trabajos, como los que hasta ahora ha acumulado el consorcio constructor, ante la mirada benevolente de la Aerocivil.

Por primera vez en tres años Peña expuso un completo examen y diagnóstico de la obra, trabajo en el que no se ahorró ningún cuestionamiento al tortuoso proceso de construcción.

 

El viejo terminal

Los volúmenes de pasajeros y carga que se registraban en el año 2014 indicaban la necesidad de construir un nuevo terminal, con un área más amplia y funcional para el funcionamiento de oficinas para las aerolíneas, locales comerciales, sala de abordaje, área de carga y entrega de equipajes, una nueva torre de control con una mayor y generosa visibilidad y la recuperación de la pista como sus principales necesidades.

A excepción de la pista, cuya intervención de la plataforma de despegue y aterrizaje es una necesidad cuya solución ha venido siendo exigida desde hace muchos años, los frentes anteriores fueron entregados en el marco de la primera de las cuatro fases en que fue dividido el proceso de construcción.

La intervención de la pista forma parte de la cuarta y última fase que se acometería en el 2020, si es que las dos fases anteriores se adelantan sin los contratiempos de la primera en la que se gastaron inexplicablemente tres años

La vieja edificación era el resultado de muchos remiendos y ajustes locativos y reformas hechas a lo largo de unos cuarenta años, que sin embargo no solucionaron la estrechez histórica que los usuarios soportaron durante ese largo tiempo, lo cual no se compadecía con una ciudad de frontera, que en lugar de tener en su aeropuerto un puntal para mejorar su competitividad, tenía un freno de mano a su desarrollo.

En consecuencia, habían suficientes razones de peso, a la que se sumaba el deterioro acelerado que acusaba la estructura por el paso de los años, para considerar, desde un principio, la necesidad de construir un nuevo aeropuerto, más amplio, más moderno, más funcional, dotado de una nueva torre de control y, sobre todo, con una pista de aterrizaje recuperada completamente en su base. Sin embargo, la Aerocivil decidió iniciar el proyecto como una remodelación, para después verse obligada a cambiar radicalmente de plan.

 

Observaciones a la obra

Lo que aspiramos todos los nariñenses, como bien fue planteado por la veeduría, es la entrega en el 2020 -ni un mes más-, de un aeropuerto que por fin genere conectividad y competitividad para la economía nariñense, confortabilidad y puntualidad para pasajeros y comodidades para quienes prestan servicios en el terminal.

Según como lo especificó la veeduría ciudadana en su informe, el nuevo terminal tendrá un área de pasajeros de 5.958 metros cuadrados, una administrativa de 5.548 m2. Una torre de control de 757 m2 y 27 de altura, áreas de urbanismo en un espacio de 3.075 m2 y sala de abordaje para 322 sillas, para un total de 11.138 m2 y un área intervenida cercana a los 14 mil metros cuadrados. El terminal adquirirá unos lotes para futuras ampliaciones.

La veeduría especializada se preguntó: ¿De dónde sale el valor de 23.203.791 pesos para la primera fase? Una cifra con números tan exactos, debe salir de unos estudios técnicos muy pormenorizados sobre sus cantidades de obra, sus presupuestos y valores pero que, sin embargo, fue reajustado más tarde hasta alcanzar el tope de 34.800.042.600 pesos.

Se arrancó con un contrato inicial al que se le hizo un adicional con una serie de modificatorios que incrementaron el costo y el tiempo de ejecución, haciendo una fiel copia del modus operandi de otros contratos, cuando lo correcto, si se había hecho un estudio presupuestal serio era de haber firmado un contrato por el valor definitivo.

“Así se hubiera impedido que lo propio hubiera sucedido con el contrato de interventoría, cuyo responsable se aseguró muy bien de que haya o no haya avances, cobrará su tarifa completa una vez venza el contrato. A más demoras, más utilidad para ella y con eso se estaría estimulando los incumplimientos de plazo”, destacó Nelson Peña.

 

A cumplir palabra

La Cámara de Comercio de Pasto, tras conocer detalles de los resultados de la reunión con el titular de la Aeronáutica, pidió a la firma constructora tomar todas las precauciones  para no provocar más retrasos en el desarrollo de la obra y autoridad a quienes representan al Estado para hacer cumplir los compromisos contractuales.

A pesar de todos los inconvenientes afrontados, la institución dijo seguir confiando que, al final, tendremos un aeropuerto competitivo que contribuya al impulso del desarrollo económico y el avance social para bien de los nariñenses

Espera que la palabra que ha empeñado el director regional de la Aeronáutica Civil, Víctor Hugo Ríos Bocanegra, quien garantizó que los recursos para la segunda y tercera etapa estaban asignados y garantizados, se cumplan como se ha anunciado.

Que mientras las etapas dos y tres se ejecutan, se asignen la partida con la que se afrontará la última fase consistente en trabajos de recuperación plena de la pista del Antonio Nariño, afectada por desniveles y ondulaciones producto del diario uso, que suponen un peligro para el despeje y aterrizaje de las aeronaves.

Finalmente enfatizó que la Aerocivil debe garantizar que el nuevo plazo de entrega total y satisfactoria del nuevo aeropuerto no sobrepase el año 2020.

 

“Nosotros sí cumpliremos”

El director regional de la Aerocivil, Víctor Hugo Ríos Bocanegra, se comprometió a hacer cumplir a cabalidad los plazos estipulados en los contratos en cada una de las tres fases restantes que quedan por ejecutar en la construcción del nuevo terminal aéreo de Chachagüí.

El funcionario aclaró que su gestión inició en enero pasado, dos años después de iniciadas las obras del aeropuerto.

“Mi administración ha trabajado todos estos meses en solucionar todas las dificultades y contratiempos encontradas en la obra y en la toma de medidas para evitar nuevos inconvenientes”.

Dijo también que los nariñenses no se deben preocupar por los recursos de las tres etapas pendientes, pues dos ya tienen su presupuesto garantizado y la restante, relacionada con la reconstrucción de la pista, tiene la garantía que la Aerocivil cuenta con un fondo de inversión aeroportuaria de más de tres billones de pesos para ejecutarlos en el presente cuatrienio.

 

“Vergüenza”

“Lo que nos van a entregar en marzo es una obra ni siquiera en capacidad de funcionar a medias en la prestación del servicio, aseguró el ingeniero Jesús Cabrera”, veedor de la obra.

“Los tiempos para las tareas que se tendrán que hacer antes no les dan. Nos están tomando el pelo otra vez. Para trastearse del viejo terminal al nuevo, los arrendatarios de los locales comerciales, cafeterías, despachos de tiquetes de las aerolíneas, etc, dependen de terceros”.

Cuestionó el informe del interventor calificándolo como “una vergüenza”, al admitir que dejó pasar por alto 22 incumplimientos de contrato en tres años, para no dejar fracasar la obra. Recordó que el funcionario afirmó que la Aerocivil le anticipó dinero cuando se quedó sin liquidez.

 

 

 

 

- Software por Activisual -