Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Noviembre 13, 2015 - 12:19

Con música, exposiciones fotográficas y hasta con poesía rendirán hoy homenaje a las más de 20 mil personas que fallecieron en la tragedia de Armero ocurrida hace 30 años luego de que una erupción del volcán Nevado del Ruiz ocasionara una avalancha que sepultó al municipio bajo miles de toneladas de piedra y lodo.

La catástrofe natural, considerada como una de las más devastadoras en la historia reciente del mundo, marcó un antes y un después en el país que aún llora las víctimas como si se tratase de un hecho que hubiera ocurrido tan solo ayer.

Precisamente esta semana, cuando se cumplen 30 años de aquel amargo episodio, el presidente Juan Manuel Santos encabezará los actos de homenaje a los fallecidos, pues de acuerdo con la Gobernación del Tolima, el jefe de Estado se desplazará a la población de Armero-Guayabal y luego partirá a la desaparecida Ciudad Blanca, para hacer diversos anuncios para esta zona del centro del país.

A esta actividad presidencial se suman distintos actos conmemorativos como los que arrancaron desde ayer en el auditorio de la Cámara de Comercio de Ibagué y el Teatro Tolima, donde se inició la programación oficial con el lanzamiento del video institucional Armero 30 años “una lección para nunca olvidar” producido por la Gobernación del Tolima. 

Dicha agenda también incluye actividades académicas que abordarán temas como el avance en atención sicosocial en desastres; avance en aspectos médicos durante la atención de desastres; adelantos en el sistema departamental de gestión del riesgo y el desarrollo ley 1632 de 2013 “Honores a la ciudad de Armero”. 
 

Sentidas distinciones

Entre tanto, el Ministerio de Cultura organizó una serie de actividades para recordar a todas las víctimas de la tragedia de Armero ocurrida hace 30 años en este lugar del Tolima. El primer acto es la publicación del libro Armero 30 años después, que cuenta la historia del municipio de Armero, Guayabal, antes y después de la tragedia de 1985.

De este texto se editaron 1.500 ejemplares, que contienen 110 páginas, el prólogo lo escribió el presidente Juan Manuel Santos; el antes: El Armero que conocimos, es de autoría de Francisco González; el durante, es un testimonio del doctor Juan Antonio Gaitán, sobreviviente de la tragedia, tomado del libro El barro y el silencio; el después, La post-tragedia, es un texto de Germán Santamaría, y las fotografías son del archivo de medios colombianos y de algunas agencias internacionales.

Como parte de este homenaje ayer la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia se unió a la conmemoración de los 30 años de la tragedia de Armero con un concierto donde la tragedia y la esperanza se dan cita.

Asimismo hoy, a través de la televisión pública se presentará el documental “Lo que nos dejó el volcán”, una pieza audiovisual en el que cuatro niños, nietos de algunos de los sobrevivientes de la avalancha, regresan a Armero en búsqueda de sus raíces y tradiciones, para conocer qué ha pasado en las tres décadas posteriores. Por último, la Biblioteca Nacional dedica su pieza del mes de noviembre a rescatar de su fondo bibliográfico documentos que dan cuenta de la historia del volcán Nevado del Ruiz.

 

Lección de la naturaleza

Ocurrida el 13 de noviembre de 1985, es decir hoy hace 30 años, la tragedia de Amero es uno de los episodios más tristes en la historia de Colombia. La catástrofe ocurrió producto de la erupción del volcán Nevado del Ruiz, afectando a los departamentos de Caldas y TolimaColombia.

Tras más de 6 décadas de inactividad, la erupción tomó por sorpresa a los poblados cercanos, a pesar de que el Gobierno había recibido advertencias por parte de múltiples organismos vulcanológicos desde la aparición de los primeros indicios de actividad volcánica en septiembre de 1985.

Según expertos, los materiales emitidos desde el cráter fundieron cerca del 10% del glaciar de la montaña, enviando flujos de lodo, tierra y escombros productos de la actividad volcánica que descendieron por las laderas del nevado a 60 kilómetros por hora.

La avalancha aumentó su velocidad en los barrancos y se encaminaron hacia los cauces de los seis ríos que nacían en el volcán. La población de Armero, ubicada a poco menos de 50 km del volcán, fue golpeado por dichos lahares, muriendo más de 20.000 de sus 29.000 habitantes.

Las víctimas en otros pueblos, especialmente de Chinchiná y Villamaría, aumentaron la cifra de muertos a 23.000. Alrededor del mundo se publicaron tomas de video y fotografías que llamaron la atención de la opinión pública e iniciaron una controversia sobre lo que faltó por parte de la institucionalidad para evitar lo ocurrido.

 

Omaira, ícono de valentía

Pocas veces una tragedia ha estado tan enmarcada con la memoria de una persona en particular como sucedió con la avalancha de Armero y la niña Omaira Sánchez. El retrato de la adolescente de 13 años, atrapada entre los restos de su vivienda y atragantada por el agua y lodo ante la mirada impotente de los socorristas, le dio la vuelta al mundo.

Su historia, en particular, ha representado durante tres décadas esta tragedia mayúscula ocurrida en Colombia. Sánchez adquirió reconocimiento al estar tres días atrapada en el fango, agua y restos de su propia casa, mientras las cámaras de televisión transmitían incesantemente sus últimas horas de vida.

 Durante el tiempo que Omaira se mantuvo atorada siempre estuvo encima de los cuerpos de sus familiares fallecidos. Cuando los socorristas intentaron ayudarla, comprobaron que era imposible; para sacarla necesitaban amputarle las piernas. Sin embargo, carecían de equipos de cirugía y podría fallecer; la otra opción era traer una motobomba que succionara el cada vez mayor fango en que estaba sumergida. La única motobomba disponible estaba lejos del sitio, por lo que murió lentamente.

Pese a su tribulación, Omaira se mostró siempre fuerte y valiente hasta el último momento de su vida, según los socorristas y periodistas que la rodearon. Durante los tres días estuvo pensando solamente en volver al colegio y en sus exámenes. La imagen de la menor, retratada por el fotógrafo Frank Fournier, estremeció y conmovió al país y al mundo que recordaron atónitos esta catástrofe.

Pese a que sufrió lentamente hasta morir, la historia de Omaira Sánchez es sinónimo de valentía, talante y entereza para afrontar los momentos difíciles de la vida con dignidad y sin lamentos frente a la adversidad envolvente.

Su nombre ha sido objeto de diversos homenajes no solo en el departamento de Tolima sino en diversos rincones de Colombia y el mundo donde desde establecimientos educativos hasta organizaciones cívicas llevan su nombre con el fin de rendirle un homenaje a aquella pequeña que vivió la tragedia en carne propia y que vivió un par de horas más para contársela al mundo entero.

 

Persiste polémica

No solo en la retina de los sobrevivientes de la avalancha de Armero persiste la imagen del pueblo devastado por miles de toneladas de piedra y lodo sino, que además en sus mentes aún persiste la pregunta de si faltó mayor previsión por parte del Gobierno de entonces.

Ese debate también ha acompañado la discusión y ha atizado la polémica a lo largo de tres décadas. Pues pese a las advertencias previas de expertos nunca se prendieron las alertas. Hacía un año el nevado del Ruiz, uno de los ocho volcanes que se ubican en la zona, había reiniciado su actividad, después de varias décadas de silencio.

“Solo le dijeron a la gente que se encerrara y se tapara la nariz. Nunca hubo alarmas. Los expertos advirtieron que el Nevado del Ruiz era un volcán y que había que tener cuidado con la población aledaña”, señaló una de las sobrevivientes.

Según los registros de varios medios de comunicación, el alcalde de Armero en ese entonces, Ramón Rodríguez, y varios oficiales locales intentaron en vano llamar la atención del gobierno colombiano sobre el peligro que representaba el volcán.

Durante varias semanas Rodríguez hizo llamados a diversas autoridades, incluyendo a varios congresistas y al entonces gobernador del Tolima, Eduardo Alzate García. Rodríguez llamó al volcán una «bomba de tiempo» y les dijo a los reporteros que él creía que una erupción rompería una presa natural ubicada río arriba, lo cual llevaría a una inundación. Pese a su insistencia, solo un congresista le prestó interés a la situación.

De igual forma ministerios de minasdefensa y obras públicas «afirmaban que el gobierno estaba al tanto del riesgo del volcán y que estaba actuando para proteger a la población.

 

 

 

- Software por Activisual -