Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Noviembre 15, 2019 - 16:46

Los economistas premiados este año con la distinción del Nobel llevan varios años en diferentes países, cuya población mayoritaria se encuentra en la extrema pobreza, investigando sobre cómo resolver el problema de la pobreza. Pues lo meritorio de su trabajo y por lo que han sido objeto de reconocimiento es el haber reconocido la pobreza como un problema y no como factor o variable de otros problemas como la violencia y el subdesarrollo.

Se preguntarán algunos ante la explicación de por qué premian lo hecho por estos académicos si lo que se supone es que la economía como ciencia tenga como objetivo garantizar la equidad social y muchas de sus teorías deberían de enmarcar las políticas de desarrollo social de todos los gobiernos en cualquier país civilizado. Pero es que hasta ahora los economistas del FMI, del BIC, de la Ocde y demás organizaciones internacionales fundadas para ayudar a los gobiernos de los países en desarrollo a sobrellevar la pobreza han trabajado con el interés de elaborar discursos que expliquen y justifiquen las razones por las cuales se debe generar un modelo económico donde los pobres sean felices sin poner en riesgo la riqueza de los que pueden disfrutar de ella.

Elevar al rango de problema científico la pobreza obliga a investigar sobre las causas que la originan y las consecuencias provenientes de su existencia real. Pues deja de ser vista como un fenómeno social para ser tratado como la sustancia tangible que es y en atención a esta condición debe caracterizarse como un objeto medible en términos concretos y no como hasta ahora se la considerado, una abstracción al servicio del discurso ideológico.

En términos lingüísticos deja de ser el adjetivo o adverbio utilizado para ampliar el significado de los sustantivos y de los verbos, así como se lee en el enunciado: es que somos muy pobres y en la oración los países pobres deben solucionar el problema del subdesarrollo, para comenzar a ser sujeto y predicado en expresiones con sentido genuino: la pobreza limita nuestros sueños y nos empobrecen física y espiritualmente.

Al hablar de la pobreza como problema se la saca de la ideología religiosa y de las doctrinas políticas sobre las cuales se han fundado los diferentes modelos de gobiernos, responsables de la organización social. Identificada la pobreza como un problema para ser tratado en el marco de la metodología científica de campo ningún credo político y religioso puede justificar la existencia de los pobres y mucho menos la de los opulentos, así se vea en ellos generosos benefactores.

De la misma manera como sucedió con la lepra y la locura que de ser una maldición divina el adquirirla o una bendición el no tenerla, pasaron a ser objeto de estudio en los laboratorios para buscar sus reales causas, objetivo que una vez logrado permitió quitarles a las personas que las padecían el estigma sobrenatural que los excluía de la sociedad, devolviéndoles la dignidad de seres humanos además de liberarlos de los artilugios de magos, sacerdotes y filántropos que sobre sus padecimientos buscaban redimir sus ambiciones mientras aseguraban la salvación de las almas, las de ellos.

Acudir a la ciencia como herramienta para acabar con la pobreza pone el reto de ir detrás de las soluciones allí donde se encuentra palpable y, como afirma uno de los galardonados con el Nobel, Michael Kremer, contar con la experiencia antes que con la sola teoría. Solo así se le quita a la economía el carácter de ser una disciplina selectiva que deja al margen de su quehacer muchos elementos y procesos que influyen directamente en el cambio y el desarrollo de los pueblos, como los relacionados con la salud y la educación.

 

Por: Ricardo Sarasty

ricardosarasty32@hotmail.com.

 

- Software por Activisual -