[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

23/08/2019 - 14:37
Lo llames como lo llames; “Hashtag”, “gato” o simple “etiqueta”, este símbolo ha revolucionado la forma en que nos comunicamos.
15/08/2019 - 09:37
Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo y drogas. ¡FOTOS + VIDEO!









Recomendado

Encuesta

¿Tiene claro cuál será su voto en las elecciones regionales del 27 de octubre?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Julio 15, 2019 - 18:11

Con profunda preocupación asistimos a una creciente demanda en el consumo de bebidas embriagantes en nuestra sociedad, y la consecuente problemática social y personal que plantea. La accesibilidad de los jóvenes a las bebidas alcohólicas es cada vez mayor, a pesar de las prohibiciones impuestas de su venta a menores de edad.

Los adolescentes para adaptarse más fácilmente a un grupo de amigos tendrán la tendencia a hablar como ellos, actuar como ellos y vestirse como ellos, lo cual les dará un sentido de pertenencia muy importante. En este período los amigos se convierten en las personas más importantes de su vida y la familia pasa a segundo plano o incluso se evade totalmente y se cuenta con ella sólo para proporcionar lo único que necesitan para hacer lo que quieren: Dinero. En especial los padres que no tienen vínculos fuertes con sus hijos, se convierten simplemente en “cajeros automáticos”.

Los grupos de adolescentes y jóvenes asocian el consumo de alcohol a ciertas "consecuencias positivas" que este proporciona: Alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen. Dichos efectos se convierten en motivos de consumo.

Esta consideración “positiva” hacia el alcohol hace que se admita al mismo como una droga socialmente aceptada y de amplia difusión, lo que hace que los adolescentes, en un amplio porcentaje, no valoren el alcohol como una droga y no consideren su consumo como puerta de entrada hacia la adicción a otras drogas.

En el entorno adolescente y juvenil el consumo de alcohol se suele producir fuera de casa y en espacios donde se producen las relaciones sociales de los jóvenes. Así mientras el consumo se produce en lugares donde hay relaciones entre iguales, hay una ausencia de consumo en el ámbito familiar.

Debemos tener en cuenta que, una de las principales características de la adolescencia es que el cuerpo inicia la producción de hormonas, lo cual implica dos cosas importantes: Primero, viven con el deseo a flor de piel y segundo, sienten que ya son “maduros”. Dos rasgos complejos, pues sienten que ya son grandes para beber, están convencidos de que saben lo que hacen, se sienten orgullosos de hacerlo y si a eso le sumamos el deseo previo y la falta de inhibición que produce el alcohol, tenemos como resultado jóvenes ebrios teniendo conductas sexuales de riesgo, que fácilmente pasarán del uso al consumo abusivo de alcohol -pues ya sabemos que no piensan en las consecuencias de sus actos ni en el futuro- e incrementarán sus probabilidades de acercarse a otras drogas dadas sus características y el efecto propio del alcohol que incrementa esta tendencia a la satisfacción inmediata.

Tengamos en cuenta que el alcohol es adictivo para todos y más aún cuando se inicia su consumo antes de los 18 años; los adolescentes corren un riesgo mayor a desarrollar enfermedades como la cirrosis del hígado, pancreatitis, infartos hemorrágicos y algunas formas de cáncer; los adolescentes que consumen alcohol están más expuestos a iniciar actividad sexual temprana, situación que los expone a un mayor riesgo de contagio con el virus del Sida, las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados; los adolescentes que abusan del alcohol son 4 veces más vulnerables a la depresión severa; el consumo de alcohol entre adolescentes ha sido asociado con muertes por suicidio y accidentes de tránsito; existe una correlación importante entre el consumo de alcohol y la violencia, ya que incrementa la agresividad y conlleva a involucrarse en riñas callejeras, en pandillas y en actividades delictivas.

- Software por Activisual -