Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

19/11/2019 - 10:00
En la imagen puede verse una acuarela que representa el edificio del museo y varias de las obras simuladas. !Ojo video!
Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Participará en el Paro Nacional este 21 de Noviembre?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Jueves, Diciembre 6, 2018 - 11:24

No es noticia de que el corregimiento de Aponte desaparece del mapa y que el Gobierno Nacional o el departamental no hacen lo debido para ayudar, pero lo que poco se ha dicho es que tras de ese fenómeno de remoción de masa está por desaparecer otra cultura indígena en Nariño, los Inga.

Ya son 3 años de cuando comenzó el desastre que fue tragándose las casas, las escuelas, el centro de salud, el edificio de la Alcaldía y hasta el templo católico que tenía más de 100 años, en este resguardo del municipio de El Tablón de Gómez, ubicado en el oriente del departamento de Nariño.

Ahora ese pueblo de más de 350 años está en ruinas, como si hubiera sido arrasado por un terremoto con un saldo de 480 familias damnificadas de los Inga y 100 de los colonos, y cada día aumenta la angustia de esta comunidad a la cual la naturaleza le arrebató su territorio y los deja en un incierto futuro.

La comunidad se ha dispersado, unos se desplazaron a otras zonas como Las Mesas o el casco urbano, otros se fueron de la región y están en Pasto, Bogotá y otras ciudades, incluso en Ecuador. Los ingas por ahora se desintegraron y los mismos colonos también.

El Gobierno se ha comprometido en encuentros en donde se les ha garantizado el presupuesto, pero les mintió y su actitud se aplica a la sentencia de sálvese quien pueda. En esta medida, mientras los colonos se rebuscan los recursos con actos para responder a la solidaridad de la gente, los indígenas también comenzaron una cruzada para conseguir en un año 10 mil millones de dólares y comenzaron con una serie de eventos, como el concierto del cantautor argentino Piero que se presentó ayer en Pasto y mañana en Bogotá en el auditorio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Es increíble lo que hacen personas ajenas que se identifican con el sufrimiento y el abandono, entonces cómo no hacerlo nosotros los nariñenses para darles la mano a nuestros hermanos, y unirse en torno a esas voces de los indígenas y colonos despojados de sus tierras, para presionar una solución del Gobierno.

La situación es desalentadora. Mientras los indígenas, que son los dueños de la tierra en el resguardo, aparentemente tienen resuelto el problema porque allí mismo tienen una zona de 24 hectáreas, estudios determinaron que menos de 4 hectáreas sirven para el reasentamiento, porque el resto están en zona de alto riesgo.

Los colonos consiguieron un lote en el corregimiento de Las Mesas (1.9 hectáreas). Le propusieron el inmueble a la Alcaldía y la Dirección nacional de gestión del riesgo de desastres, que aceptaron, pero hubo un cambio de directivo en esta entidad y hubo que comenzar de cero la gestión.

Luego, cuando ya estaban al día encontraron que el bien había sido embargado. Ahora, cuando ya lograron sanear el lío, esperan que les agilicen el proceso y les den autonomía en el mismo para comenzar a construir.

Una situación similar vivió desde diciembre de 2010 Gramalote, en Norte de Santander, en donde una falla se tragó 850 viviendas y acabó con el pueblo, pero el Gobierno anterior respondió y logró reconstruirlo en gran parte. Sin embargo, con Aponte no ha pasado igual y se ha dejado a su comunidad abandonada, sin darle una oportunidad para subsistir, como si El Tablón de Gómez o Nariño no fueran Colombia.

- Software por Activisual -