Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Marzo 1, 2019 - 16:06

De nada sirven el dinero o el éxito profesional si uno no experimenta la felicidad de estar vivo en el día a día. Alcanzar la plenitud personal es un trabajo cotidiano que implica incorporar algunos hábitos que ayudan a ver la vida desde una nueva perspectiva.

Siempre soñamos pero, para muchos de nosotros, los sueños han quedado sepultados bajo fardos de facturas, compromisos laborales y montañas de quehaceres cotidianos.

Víctimas de la programación social, nos hemos convencido de que no tenemos tiempo o de que carecemos del talento y habilidades necesarias para esculpir esa clase de existencia con la que un día nos atrevimos a fantasear.

Por desgracia, nos encontramos demasiado ocupados saliendo adelante como para acordarnos de lo que realmente queremos.

Las personas exitosas comúnmente dicen que la suerte y el trabajo duro las llevaron a donde están hoy. Pero debajo de esta superficie hay mucho más.

Las personas exitosas trabajan sin cansancio para alcanzar sus metas. Están impulsadas por una energía interna que les permite seguir adelante, incluso cuando enfrentan fracasos o cuando el éxito parece lejano.

Además, detrás de su día a día hay una planificación con todo lo que tienen que hacer. Buscarán cosas que potencien sus habilidades y evitarán las que evidencian sus debilidades.

Tienen muy claro que lo que hagan debe depender de ellos y no de los demás. Ellos tienen el control. Si ellos cometen un error buscan el modo de enmendarlo y no culpan a los demás. Asumen su responsabilidad.

Saben quién son y cuál es su lugar. No solo hay que tener capacidad para liderar un equipo. El liderazgo empieza por uno mismo y por saber qué lugar hay que ocupar. No se obstinarán haciendo cosas que no pueden o que no les satisfacen; saben qué es lo que se les da bien y enfocarán sus energías en ello.

Nos han metido en la cabeza eso de que si quieres puedes. Y no digo que no sea verdad. Generalmente lo que me parece que no dicen, es que todo lo que vale la pena en esta vida cuesta, y cuesta de verdad.

 

Por: Camilo Ordoñez.

- Software por Activisual -