Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Noviembre 3, 2019 - 16:39

Estuvo de pie a lo largo de 28 años. Durante su existencia ocasionó toda suerte de problemas: se le adjudican por lo menos doscientos muertos, más de 3000 personas fueron metidas en las cárceles por su culpa, y prohijó una burda separación entre hermanos que fue difícil de superar.

Hay quienes todavía sostienen que sus intenciones fueron buenas, aunque los hechos resultaran desastrosos. En lugar de aprender la lección, algunos prefieren aferrarse a los errores justificándolos y escondiéndolos debajo de un discurso moralista y acomodado.

Como todas las cosas y los individuos que pretenden atravesarse a la evolución de las sociedades y de la historia, este, el mal llamado Muro de Berlín, también cayó, hace exactamente 30 años. Fue solo una coyuntura, una más de las que se han derrumbado empujadas por las mentes y las manos de quienes no estaban dispuestos a vivir sometidos bajo la coyunda impuesta por un puñado de políticos que decían representar a todos, cuando lo único que esgrimían eran sus propias consideraciones ideológicas y sus intereses de poder.

El horrendo Muro de Berlín, fue tan solo una parte de la repartija entre los políticos y los guerreros más poderosos del planeta en su momento (casi los mismos de hoy); una manifestación moderna de la codicia insaciable de los bárbaros de siempre… ¡Aquí nos repartimos la tierra que pisamos porque nos la ganamos a plomo, y las fincas se parcelan y dividen con alambre ponzoñoso para que nadie se pase; ah, y el tamaño, ¡pues que se mida conforme a la brutalidad utilizada en la pelea!

Las motivaciones para crearse grandes conflictos, como puede verse, siguen siendo, palabras más, palabras menos, las mismas. Lo cierto de todo es que la humanidad lleva siglos matándose por las mismas razones.

La historia del famoso muro cuenta que al menos 3.5 millones de personas (el 20% de la población que habitaba la República Democrática Alemana), lograron traspasarlo con éxito no obstante que las fuerzas militares soviéticas tenían órdenes de disparar contra todo aquel que quisiera pasarse al otro lado, y con todo y que los predios aledaños estaban sembrados de minas.

Y no se piense que este es un discurso anticomunista acuñado ingeniosamente en la columna para decir que los rusos son esto o aquello, o que los unos son más malos o buenos que los otros. No, esto no es un juicio contra la izquierda, es contra los abusos oprobiosos del poder vengan de donde vengan, es contra la existencia de todos los muros inventados para dividir la especie humana y gobernarla, para ideologizarla y mandarla a la guerra metiéndole en la cabeza a la gente imaginarios de raza, religión, linaje y leyendas falsas, mejor dicho, de todos esos trucos perversos con que ocultan su interés rapaz unos pocos avivatos que pasan el tiempo medrando detrás del botín.

Conservo todavía en la memoria las imágenes en los medios del alborozo y la fuerza de quienes derribaron el muro ese noviembre del 89. Fue una explosión de libertad inolvidable.

Eran los días aperturistas del Glasnost y la Perestroika en Rusia; al tiempo, Bush padre iniciaba su mandato retardatario y guerrerista en USA; pero en China, se alzaban los jóvenes en la histórica revuelta de la plaza Tienamen por sus derechos, aunque en Kosovo, el demente Milosevic, iniciara la terrible guerra racial y religiosa de los Balcanes.

La historia avanza y tiene su norte más allá de nuestra voluntad. Que tal los indígenas del Ecuador doblegando a un presidente y cambiando exigencias del FMI a su favor. ¡Y que decir de las monumentales marchas chilenas! Pasar del escenario de crímenes de Pinochet, a ver al presidente Piñera pidiendo perdón y corrigiendo los errores por mandato de la sociedad.

 

Por Miriam Martínez Díaz

- Software por Activisual -