[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.
29/05/2019 - 11:51
El último miércoles del mes de mayo se eligió para visibilizar la historias de miles de personas que sufren de esta enfermedad. ¡VIDEO!









Recomendado

Encuesta

¿Cuál es su concepto del funcionamiento del VAR durante la Copa América?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Junio 16, 2019 - 16:45

Nos parece inconcebible que para utilizar un término popular los gestores de la violencia se estén poniendo de ruana al departamento de Nariño, con su serie de execrables acciones, enmarcadas por la muerte y la destrucción.

Ante la violencia sin límites que se está viviendo en estos momentos en el departamento de Nariño, nosotros no tenemos otra alternativa que preguntarnos ¿dónde está la paz en Nariño?

Es el interrogante que nos hacemos todos, luego del asesinato en las últimas horas de dos policías en el municipio de Cumbal, zona sur del nuestro departamento.

Pero, naturalmente nuestra inquietud y la de miles de nariñenses, no es causada solo por este doloroso doble homicidio que le costó la vida a dos servidores públicos que  a lo largo de su carrera se habían distinguido por su brillante hoja de servicios, sino porque este nuevo hecho de sangre se une a muchos otros más que se vienen registrando en los últimos tiempos en nuestra geografía.

Así tenemos otros homicidios cuyas víctimas han sido representantes de las autoridades, la muerte a manos de sicarios de la personera de Samaniego, Paula Andrea Rosero, el también asesinato del periodista Libardo Montenegro, en el mismo municipio y otros sangrientos episodios más que sería dispendioso enumerar, pero que tienen convertido a Nariño en un territorio de guerra.

Nos parece inconcebible que en momentos en que luego del acuerdo de paz  entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, ahora un movimiento político, todos pensábamos que la historia de sangre y muerte iba a cambiar, aquí en nuestro departamento de Nariño todo sigue igual que antes.

Por ello hoy con mucho dolor tenemos que decir que esa paz no ha tocado ni mucho menos beneficiado  a nuestro territorio y ahora, aparte de todos los males que nos aquejan, tenemos como también se está reportando el asesinato sistemático, no solo de los líderes sociales, que es otro gran flagelo, sino también de antiguos militantes de la guerrilla.

Nos estamos refiriendo a unos episodios que de manera obligada nos remiten a la trágica historia de la Unión Patriótica, cuyos integrantes fueron víctimas de un aniquilamiento casi total, los cuales nos muestran con alarmante claridad, la grave situación de orden público que estamos viviendo en esta zona sur del país.

Nos parece inconcebible que para utilizar un término popular, los gestores de la violencia  se estén poniendo de ruana al departamento de Nariño, con su serie de execrables acciones, enmarcadas por la muerte y la destrucción.

Por ello en estos instantes cuando nuestra región, tanto en la sierra como en la costa, afronta estos tristes episodios que en nada se parecen a un proceso de posconflicto, creemos que no está de más hacerle un llamado al Gobierno Nacional, para que fije su mirada en Nariño y se entienda de una vez por todas la perentoria  necesidad  de adoptar medidas de choque para hacerle frente a esta oleada de terror e intimidación que  en nada se parece a la paz que se supone deberíamos estar viviendo.

Hay muchos factores que inciden para este terrible estado de cosas, entre los cuales debemos colocar a la cabeza, el narcotráfico, generador de todos los males en especial en la costa pacífica de Nariño, donde la problemática social y las necesidades de la población son aprovechadas por los delincuentes. Y así es muy difícil que podamos algún día disfrutar de una verdadera paz.

 

- Software por Activisual -