Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

19/11/2019 - 10:00
En la imagen puede verse una acuarela que representa el edificio del museo y varias de las obras simuladas. !Ojo video!
Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Participará en el Paro Nacional este 21 de Noviembre?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Julio 28, 2019 - 16:05

Se podría afirmar que el voto es uno de los actos de mayor compromiso social de los ciudadanos, ya que eligen a los políticos que van a gobernar el país en los próximos años, lo cual va a marcar el futuro de la sociedad.

Ante el proceso electoral que se avecina me surge una serie de inquietudes, ¿Somos verdaderamente conscientes de lo que esto significa? ¿Se educa a los ciudadanos para ser responsables a la hora de emitir un voto tan decisivo?

La respuesta a esta última pregunta no puede ser afirmativa, pues ello supondría que materias como Educación para la ciudadanía o Educación cívica ocuparían, en los programas educativos, el lugar que les corresponde.

Con ello quiero decir que, así como se habla tanto del derecho a votar de toda persona, se debería hablar igualmente del deber y la responsabilidad del voto, y asimismo de la obligación de las instituciones a impartir esa educación ciudadana.

En esa educación se aprendería que no hay que dejarse llevar, al emitir el voto, por las apariencias externas, como el físico, la edad, el sexo, el origen familiar, el expediente académico, las riquezas o la fama social.

Más bien hemos de exigir, de un buen gobernante, que posea las cualidades de un estadista (un hombre de estado, más que de partido): ser buen comunicador y conciliador, huir de la contienda y la afrenta, poseer capacidad de diálogo y de autocrítica así como de conseguir acuerdos, saber escuchar y encontrar la mejor solución para todos, anteponer los intereses del pueblo y de las mayorías sobre los personales y del propio partido, etc.

Un buen gobernante ha de ser, ante todo, una persona entregada a hacer el mayor bien para los demás, lo cual supone haber superado los apetitos y privilegios particulares y del poder.

Evidentemente el buen gobernante no se apega al sillón y al bastón de mando; al contrario, sabe irse en el momento oportuno. El mal gobernante no sabe nunca irse, sino cuando lo echan.

Un buen gobernante no solo habla de economía sino de otros muchos aspectos de la sociedad, igualmente importantes, como el empleo, la salud y la educación, el respeto al medio ambiente, y en general, la justicia social y la igualdad de oportunidades.

El ciudadano responsable sabe que hay una clase de políticos que no muestran especial interés por impartir este tipo de educación, porque así pueden manipular mejor a los ciudadanos.

Esos políticos saben que un ciudadano cultivado (tanto desde el punto de vista cultural como ético), no se dejará nunca influenciar más que por su propio criterio y su responsabilidad.

 

Por: Manuel Antonio Rosero Trejo

- Software por Activisual -