[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/08/2019 - 09:37
Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo y drogas. ¡FOTOS + VIDEO!
27/07/2019 - 09:18
El consumo de alcohol, el tabaquismo y la infección del VPH aumenta los riesgos de esta enfermedad. [VIDEO]









Recomendado

Encuesta

¿Tiene claro cuál será su voto en las elecciones regionales del 27 de octubre?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Julio 21, 2019 - 18:09

Por esos días empezaba a llegar la televisión en blanco y negro a la ciudad de Pasto, siendo los Almacenes Mettler, Electropasto, Jota Glottmann y Comercial Pasto, en donde sus propietarios y empleados colocaban en sus amplias vitrinas, los televisores con las imágenes de los programas de la televisora nacional, agolpándose gran cantidad de público a observar lo que nos empezó a traer “la pantalla chica”.

El Amorel era el único centro comercial de Pasto, de la familia de don Antonio Moreno. En la cafetería instalaron estos novedosos televisores al público, que por la curiosidad aumentó el número de sus clientes y los lugares escogidos fueron los lados extremos de su cafetería, en donde tuvieron gran acogida los productos de la culinaria nariñense, degustando sus empanadas, tamales, buñuelos y almojábanas con una exquisita taza de café con leche.

En nuestro barrio, del Aire Libre el primero que compró un televisor fue don Neftalí Guerrero Valencia, un gran señor quien con su señora, Emperatriz de Guerrero, nos daban permiso a la chiquillada del vecindario para ir a observar los programas de Inravisión para la naciente televisión en Pasto y en Nariño.

Hace 50 años llegó el hombre a la Luna

Fue en ese televisor, que logramos ver el día miércoles, 16 de julio de 1969, la señal vía satélite, gracias a las antenas colocadas cerca de los cráteres del volcán Galeras, la salida de la misión del Apolo 11, comandada por Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, que abordaban el cohete Saturno V, en el Cabo Cañaveral, del Centro Espacial Kennedy, en donde tiene su sede la NASA. Se daba comienzo a su viaje de ida y regreso a la Luna. Uniformados con sus impecables trajes blancos de astronautas, con sus grandes sonrisas empezaban ese histórico viaje, que se constituiría en una de las más grandes hazañas del hombre, que colocaba a los Estados Unidos por encima de la Unión Soviética en la conquista del espacio.

La misión orbitó la Luna. Collins permaneció en el módulo de comando “Columbia”, mientras Armstrong y Aldrin descendieron en el módulo “Eagle” (alunizando en el Mar de la Tranquilidad, el domingo  20 de julio de 1969, siendo las 1:09’:24’’ de la tarde hora colombiana. Armstrong fue el primero en bajar, manifestándole al mundo: “Es un pequeño paso para un hombre, y un gran salto para la Humanidad”.

En el Centro Espacial, más de 400.000 científicos seguían minuto a minuto, todos los detalles vía satélite desde la Luna, cristalizándose la promesa que hizo en 1961, el presidente John F.  Kennedy, “Enviaremos hombres a la Luna, antes de finalizar la década de los sesenta”.

.

Los dos siglos del florero de Llorente

De todas maneras, la fecha de la conquista del hombre a  la Luna, coincide con el 20 de julio de 1810, día de Fiesta Nacional en Colombia, al conmemorar 200 años de la Independencia de la Nueva Granada del yugo español en Santa Fe de Bogotá, cuando se preparaba el recibimiento del enviado de la Corona Española,  El Comisionado Regio, Antonio Villavicencio con el objeto de apaciguar los proyectos independentistas de los americanos.

Él era un patriota nacido en Quito, un gran hombre de gran talento y bondad, que para hacerle un gran recibimiento, los encargados fueron a solicitarle un lujoso florero al ciudadano español, José González Llorente, quien con palabras injuriosas se negaba a prestarlo. Fue entonces cuando Francisco Morales y su hijo, al oír los insultos se abalanzaron sobre él y lo golpearon brutalmente. Originándose el motín que prendió la mecha de la revolución capitalina, cuyos gritos animaron a mucha gente que estaba en la plaza de mercado, quienes los apoyaron con sus gritos y arengas en contra del comerciante español.

Un exaltado patriota llegó hasta la Catedral y tocó las campanas, convocando a un Cabildo Abierto, en donde apoyados por los escritos revolucionarios de Antonio Nariño, que divulgó los Derechos del Hombre y el Memorial de Agravios redactado por Camilo Torres. El jefe de la Revolución del 20 de julio fue, José Acevedo Gómez, “El Tribuno del Pueblo”, quien arengó a la multitud y recibió el gran apoyo de todos los ahí presentes. Tuvieron el apoyo del sacerdote Juan Nepomuceno Azuero, del canónigo Andrés Rosillo y de don Miguel Pombo. Inscripciones tan hermosas que aparecen en el Museo La Casa del Florero en Bogotá, D. C., y desde ese día los colombianos celebramos con orgullo esta Fiesta Nacional.

 

Por: Jorge Enrique Tello Chávez

- Software por Activisual -