Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

19/11/2019 - 10:00
En la imagen puede verse una acuarela que representa el edificio del museo y varias de las obras simuladas. !Ojo video!
Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Noviembre 5, 2019 - 15:44

No debería escribir esta columna hoy, sino el próximo domingo, pues se supone que el próximo 7 de noviembre es cuando saldrá humo de la enésima explicación sobre el estado del Aeropuerto Antonio Nariño. En eso ha quedado al menos Aeronáutica Civil. La Agencia Nacional de Infraestructura y representantes de gremios implicados en la Cámara de Comercio. Pero es que ya se sabe, más o menos, que es lo que van a decir.

Que reformar un aeropuerto de las características del nuestro es enormemente complejo; que hay 15 aeropuertos en trabajos similares y que este es uno de los más adelantados; que está punto de terminarse el sector urbano y de acceso a la zona; que esta quedará ampliada hasta en cuatro veces su tamaño actual; que estamos ad portas de entrar en la fase final del proyecto y que esta incluye la reforma de la pista tan llena de ondulaciones, los sistemas de navegación en las dos cabeceras y el traslado de la torre de control; y que se trasladarán las operaciones por un tiempo al Aeropuerto San Luis de Ipiales.

De los retrasos y sobrecostos, supongo, se pasará de puntillas, porque pa’qué echar más sal a la herida. El llamado Plan Maestro de Aerocivil para el Antonio Nariño, fue presupuestado en 2014 en 23.000 millones de pesos, en 2016 ya superaba los 45.000 millones, en 2018 alcanzó los 88.000 millones, y este 2019 ya sumaba en septiembre 23.000 millones antes de anunciarse su nuevo retraso. Cuestiones de haber hecho mal los cálculos al comienzo, dirán… Y santas pascuas.

De las incomodidades del viajero no se hablará y de por qué personas mayores, niños, gente con limitaciones físicas y demás usuarios, tienen que soportar largas caminatas a buscar taxi, tampoco. Si alguien pregunta, la respuesta será siempre la obvia: porqué el aeropuerto está en obras y eso es precisamente lo que solucionará. Cinco años de perjuicios no importarán y, lo que es más, triste, cuando finalmente se entregue al público, todo el mundo dirá: ¡qué bonito que ha quedado! Y todo este despropósito pasará al olvido.

En fin, dicho lo anterior, déjenme contarles un caso.

Hay un aeropuerto que nos gana en obras interminables, el Willy Brandt de Berlín. Lleva ¡ocho años! en remodelación y, por supuesto, es el hazmerreír de Alemania. Tanto que las ciudades vecinas sacan pecho y dicen una frase que bien podría adaptarse a la del traslado a Ipiales: “Mejor conducir dos horas que esperar trece años”.

Uno de los afectados directos, Robert Hartl, dueño de una agencia de viajes, recopiló todos los datos de esta tardanza y creó un contador por internet bajo el título “Cuánto le cuesta al contribuyente el nuevo Aeropuerto de Berlín hasta ahora”. El resultado es escalofriante: ¡72 euros cada cuatro segundos! (eso es más de 250.000 pesos). Y claro, la cifra va en 5.530 millones de euros.

Y aunque parezca increíble, nuestro aeropuerto y el de Berlín se parecen en muchas cosas: los cambios de alcaldes; la intervención de empresas privadas; la capacidad física para albergar el nuevo cableado; la relación con la RWE (en este caso sería con Cedenar), y sobre todo el acometer una reforma que amenaza con pararlo todo, cuando no se han planteado alternativas.

La Universidad de Dublín, que estudia el caso, dice que este aeropuerto es un ejemplo de mala gestión en una obra pública aeroportuaria, y que hay que aprender de este gran error para no tropezar con la misma piedra. Igual Aerocivil debería hacer lo mismo, porque en todas partes se cuecen habas.

 

Por: José Arteaga

(Twitter: @jdjarteaga)

- Software por Activisual -