[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Reuters
18/05/2019 - 16:47
El propósito es concientizar al público sobre el papel que cumplen estos recintos en el desarrollo de la sociedad.
Granma
27/04/2019 - 11:15
Las primeras elecciones con sufragio universal en el país africano, significaron la abolición de una medida marcada por masacres, injusticias y dolor.









Encuesta

¿Cuál institución tiene menos credibilidad para usted?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Jueves, Febrero 28, 2019 - 16:09

Otro de los mitos populares es el riesgo de cáncer por herencia. Muchos pacientes a menudo me lo consultan preocupados por antecedentes familiares de tumores malignos, especialmente en los padres. Con contundencia hay que dejarlo claro que este tipo de eventos no son de aquellos que corresponden a males que se heredan fácilmente de padres a hijos o entre hermanos. No existe ninguna relación con marcadores genéticos que porten una información de alguna manera dominante para ser retrasmitida a descendientes.

Los eventos similares con respecto a estas entidades que puedan producirse entre familiares de primer grado de consanguinidad, en realidad son fortuitos. Es decir coyunturales o simplemente debidos a una casualidad biológica. Pero eso sí, es importante tener en cuenta que si los familiares están expuestos a los mismo riesgos en ciertos ambientes contaminados o con dietas inadecuadas similares podrían incrementar de forma casi pareja los riegos de desarrollar algún tipo de tumor asociado a estos agentes. Obviamente que ello también va a depender de la capacidad de respuesta y estructura de cada organismo.

Hace unos años se realizó un importante estudio sobre la incidencia de cáncer gástrico en la región de Nariño (de tantos que se han hecho en esta parte del país que llegó a ser una de las más altas del mundo en ocurrencia de Ca Gástrico).

El seguimiento fue realizado en dos zonas muy distintas en clima, costumbres y medio ambiente en general, A y B, para no mencionar el nombre de los respectivos lugares “afectados”.

La zona A correspondía a un importante municipio de tierra de clima templado, ubicado en una gran área volcánica, donde la dieta de la mayoría de sus gentes era típicamente basada en carbohidratos, alto consumo de azúcares carnes ahumadas y fritas.

En la zona B, un municipio muy cercano a la capital Pasto, de clima frío de una evidente costumbre con alto consumo de verduras en la dieta y menor ingesta de carnes rojas.

La conclusión fue casi contundente. La zona A presentó uno de los índices más altos de ocurrencia de tumoraciones digestivas, mientras la zona B la prevalencia de estos males era mucho más baja.

La diferencia estaba principalmente en la dieta especialmente rica en verduras, hortalizas y leguminosas, con bajo consumo de carnes vacunas y procesadas. Esto al parecer favorece un menor riesgo de cáncer. Pero había una fuerte relación con el medio ambiente especialmente la disposición de agua con nitritos en tierras volcánicas, que da mayor riesgo.

La mayoría de los cánceres aparecen de una forma esporádica, son enfermedades que se adquieren durante la vida de una persona. Esto sucede porque los genes adquieren alteraciones que nos van a expresar proteínas funcional y estructuralmente anormales; que nos llevan a una excesiva multiplicación celular en algunos tejidos u órganos, que puede ser muy progresiva (metástasis).

En conclusión la gran mayoría de los cánceres no son hereditarios, son esporádicos, adquiridos por la exposición a toxinas del medio ambiente (orgánicas o inorgánicas) o alimentación inadecuada.

Recomendaciones para prevenir el cáncer

Para prevenir el desarrollo o la aparición temprana de un cáncer, se recomienda una alimentación sana sin excesos, en lo posible rica en frutas, verduras, hortalizas, leguminosas; y en general proteína de origen vegetal.

La leche y las carnes rojas no son cancerígenas como tal, pero su ingesta debe ser muy moderada. Los excesos de todos los componentes de origen animal nos exponen a adquirir alteraciones genéticas que nos pueden llevar a enfermedades malignas.

Cuidado especial debe tenerse con el consumo de alimentos procesados y ultraprocesados especialmente cárnicos. Igualmente evitar las comidas ahumadas, quemadas (casi carbonizadas), pegados y demás por la alta presencia de acrilamidas que son carcinógenas.

Así mismo, recomendamos aumento en el ejercicio físico con hábitos de vida saludable, mínimo acumular 160 minutos de actividad física añadida a la habitual por semana. Mantenerse en el rango de peso saludable con un porcentaje de grasa que en lo posible sea siempre inferior al 20%.

Eliminar totalmente el uso de tabaco y bebidas alcohólicas, además de evitar absolutamente el uso de otras drogas. Al menos con un estilo de vida más saludable y activo podemos prevenir de una manera importante la aparición o el retraso del cáncer.

 

Por: Fabio Arévalo Rosero

- Software por Activisual -