Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Septiembre 30, 2018 - 15:36

“No se rieron de mi, se rieron conmigo”

 

Hace más de 50 años circulaba una publicación norteamericana que era traducida al español y que se llamaba Selecciones de Reader’s Digest, cuyo contenido –muy típicamente gringo- no encuentro oportuno entrar en detalles ahora. Lo que sí resalto, es una sección que llevaba por título “La risa, remedio infalible”, en la que se relataban hechos humorísticos muchos de ellos sobre anécdotas reales de personajes famosos de la farándula o de la política.

La leí muchas veces, aunque no sea claro para mi que tan infalible sea en realidad la risa como remedio: hay risas de risas, de seguro las que sirven de remedio son las que alegran el alma, las que sofocan un mal día, las que no hacen daño, las que divierten sin maltratar ni hacer sufrir a nadie.

Hay quienes dicen que la risa es un tema tan serio, y tal vez así sea, que por eso hacer humor con profesionalismo y éxito resulta dificilísimo. Bien dijo Freud, el padre del psicoanálisis, en su época: “Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad”.

De ahí que me causara tanta gracia ver y escuchar reír a otros hace unos días cuando el presidente Trump empezando su intervención ante la Asamblea de las Naciones unidas dijo: “En menos de dos años mi administración ha logrado más que cualquier otra en la historia de nuestro país”, y los líderes y presidentes de 193 países soltaron la carcajada. ¿Un chiste? Pero por supuesto, y con remate: al día siguiente, y ante la publicación de un diario gringo que tituló “nos gustaría tener un presidente que no fuera el hazmerreír de todo el mundo”. El mismo Trump, para salir del paso, respondió todo timorato: “No se rieron de mí, se rieron conmigo”. Y otra carcajada, solo que esta vez del mundo entero.

Reitero, Freud tenía razón, todo chiste encubre una verdad.

George W. Bush, el hijo de otro famoso presidente de USA, dio por ejemplo esta magnífica respuesta en una entrevista televisada en torno a los asuntos económicos de su país: “Hay mucha especulación, y me parece que seguirá habiendo mucha especulación hasta que la especulación se termine”. ¡Incontrovertible!

Minutos después, y ante la mirada atónita de su entrevistador, no dudó en afirmar que “el problema es que cada vez más y más nuestras importaciones proceden del exterior”. Se supo después que la risa se escuchó en cada rincón del estudio de televisión.

En otra ocasión el “machote” del Berlusconi sostuvo copa en mano en otro programa televisado que “Un sondeo dice que el 33% de las jóvenes italianas se acostarían conmigo mientras el resto de chicas contesta: ¿Otra vez?”. Y de nuevo vinieron las carcajadas, esta vez no por gracioso, sino por fantoche y estúpido.

Frases y más frases que desnudan jocosamente la realidad. Que tal la del expresidente Uribe hace unos años: “Andrés Felipe Arias es mi copia mejorada”. Lo dijo a pocos meses de la investigación que le costó una condena, y no era una ironía, era verdad.

O la del presidente Vicente Fox alardeando de los logros de su gobierno en el 2006: “El 75% de los hogares mexicanos tienen una lavadora, y no precisamente de dos patas, sino una metálica”. En el momento se oyeron risotadas, luego a Fox le tomó meses disculparse en cada escenario por su torpeza.

Frases que dan risa, es cierto, pero que hablan de sus autores, de su perspectiva existencial, de lo que son de lo que piensan. ¿A quiénes elegimos, por Dios?

Hace varios años el difunto presidente Chávez llevando su mensaje hasta el espacio sideral arengó: “No sería extraño que en Marte haya habido civilización, pero a lo mejor allá llegó el imperialismo y acabó con el planeta”. La superficialidad fanfarroneando de profunda, y ya no se si reírme o…

 

Por Miriam Martínez Díaz

@PazAportes

- Software por Activisual -