Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Fotos: utb.edu.co
27/09/2019 - 09:24
La edición 40 se realizará en Nueva Delhi, India, y bajo el lema "Turismo y empleo: un futuro mejor para todos".
Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.









Recomendado

Encuesta

¿Cuál cree que es el mayor problema que afrontan los estudiantes universitarios en Colombia?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Agosto 18, 2019 - 18:30

Peor que los políticos de extrema derecha, son los políticos que viniendo de la izquierda terminan en la extrema derecha, y peor aún, los que se hacen elegir con los votos y las ideas de la izquierda y terminan de presidentes o alcaldes representado los intereses de la extrema derecha.

Aquí cerca, en el Ecuador, tenemos un caso palpable: el actual presidente Lenin Moreno. Así como Bolsonaro en Brasil o Macri en la Argentina, no se contentaron con adoptar medidas abiertamente retardatarias contra su propia gente, sino que, siguiéndole los pasos a Trump, la emprendieron contra las poblaciones migrantes del continente.

Para Ipiales eso es grave. Las migraciones que llegan al sur de Colombia son de gente venezolana pobre llegando a poblaciones de gente colombiana pobre. Los venezolanos que cruzan a Cúcuta son muy diferentes a los que llegan a Ipiales: los primeros vienen huyendo, sí, pero con esperanzas de futuro. Los segundos llegan exhaustos, maltrechos, agobiados por la angustia y cargando en la espalda con la nostalgia del pasado que dejaron atrás.

Lenin Moreno, como Trump, no quiere que ingresen a su territorio. Lo primero que hizo hace meses fue expedir una norma exigiendo pasaporte a los venezolanos, a sabiendas de que les era imposible obtenerlo.

La valiente Defensoría del pueblo del Ecuador demandó por inconstitucional la medida y ganó, la derogó. Pocos días después comenzaron a solicitar el pasado judicial, a sabiendas de que tampoco lo podrían conseguir: pero igual, no lograron darle aplicación.

Pero el presidente ecuatoriano insiste, exigiendo ahora dizque una visa humanitaria a los migrantes, a todos, incluso a los que van de paso. Lo de humanitaria, es claro, no es más que el título engañoso con que se pretende encubrir el verdadero propósito.

Dice el decreto explicando la intención de Moreno: “Otorgar una amnistía migratoria para todos los ciudadanos y ciudadanas venezolanos que no hayan violado las leyes del ecuador…” Más adelante se señala que para lograr el beneficio, la visa debe pedirse exclusivamente en los consulados de Bogotá, Lima y Quito y en ninguna otra parte, para lo cual, debe cancelarse además una suma “irrisoria” de 50 dólares por solicitud. Además, hay que cumplir con otros requisitos “sencillos”, como adjuntar los pasaportes y el pasado judicial apostillado: lo que yo llamo, el infame “tres en uno” de Lenin Moreno.

A partir del próximo 26 de agosto no podrá entrar un venezolano más al Ecuador, ni siquiera con rumbo a otros países. Y el mensaje para los que ya viven allá, es que se preparen para devolverse a Colombia, que es donde los reciben: para Ipiales, en la frontera.

Ipiales se terminará convirtiendo entonces, más que nunca, en un embudo por norte y sur y sin plata ni infraestructura para resistir el represamiento.

Los problemas que existen son muchos: empezando por el inmenso número de migrantes que se avecina y que ya se siente; los albergues que hay no alcanzan; muchos migrantes son niños sin acompañantes adultos y se presenta el problema de la separación de familias; los riesgos de mujeres y niñas por el delito de trata son enormes; a pesar de que la Defensoría del Pueblo dice que hay once rutas de paso ilegales, la policía dice que ha descubierto más de cien; no se cuenta con capacidad suficiente para atención médica ni psicológica; falta comida, cobijas, camas, ropa y muchas cosas más; a una temperatura de 2 grados centígrados en la madrugada, las condiciones de supervivencia se tornan muy difíciles.

Ante semejante cuadro, a Ipiales no le queda otro remedio que declarar la Calamidad Pública, y debe hacerlo ya. Al gobierno nacional no le quedará entonces otro remedio que ayudar, esta vez no con retórica vacía, sino con apoyo efectivo. El palo no está para cucharas.

 

Por: Miriam Martínez Díaz

- Software por Activisual -