Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Mayo 12, 2019 - 17:03

Cualquiera diría que el tipo está loco, pero no, está cuerdo, es que es así…

Estos últimos días han estado colmados de estupideces, y no de las inocuas o fruto de tonterías desinteresadas, sino de las que le hacen daño al país, de las que lo envilecen y lo atrasan y hasta lo hacen quedar en ridículo ante el mundo.

Hay quienes piensan que es coincidencia, que cada torpeza o desatino o incoherencia vienen separadas (aun así sería grave), pero no, no es cierto: las sandeces que han expresado funcionarios del gobierno del más alto nivel y las que han salido de la boca de sus más cercanos amigos, son coherentes con el pensamiento fascistoide que orienta al actual gobierno, encajan perfecto con el perfil político y mediocre que lo identifica y se corresponden hasta con  la liviandad conceptual y académica de sus dirigentes.

Nada está suelto. Alejandro Ordoñez, el embajador de Colombia ante la OEA, aseguró ante la Asamblea del organismo que “la migración venezolana es parte de una estrategia fríamente calculada para irradiar en la región el socialismo del siglo XXI”. Como quien dice, no es por la crisis del vecino país que han salido de allí millones de seres humanos caminando miles de kilómetros cargando con sus hijos, algunos enseres y una tristeza y miseria infinitas: No, se trata de un engaño de Maduro, están disimulando, se las tiran de pobres, y mientras piden limosna, trabajan lavando carros o prostituyéndose, en realidad están adoctrinándonos para convertirnos a todos al comunismo.

Cualquiera diría que el tipo está loco (hasta Vivanco), pero no, está cuerdo, es que es así, tal cual el gobierno que representa. Es la derecha recalcitrante, no entienden razones, defienden la desigualdad, la ignominia, los privilegios; atacan las propiedades de los indígenas, les fastidian los derechos adquiridos por los afros, les gustaría encarcelar a los LGTBI, quieren que se propague el uso de armas entre civiles y estarían felices si Colombia se regresara en el tiempo al siglo XIX.

Fue tan absurda la afirmación de Ordoñez, tan improcedente y tan fuera incluso de las decisiones del gobierno, que a Duque le tocó desautorizarlo a través de su canciller. Con tacto de politiquero, Holmes Trujillo le pidió al exprocurador que rectificara; este nunca lo hizo, y no habían transcurrido dos días cuando la vicepresidenta desautorizó al canciller y defendió a su amigote Ordoñez porque, según ella, “se le interpretó fuera de contexto”. Tampoco está loca, es que también es así, y por eso es que también está en el gobierno.

Después vino lo del glifosato. Otra vez Martha Lucía con sus disparates. Comparó el herbicida con el agua: en su opinión son casi lo mismo, los diferencia la cantidad que se administre o tome. Nadie le ha dicho de los estudios de la Universidad Nacional que demuestran los efectos nocivos sobre el sistema nervioso central, ni tiene idea de los resultados de las investigaciones de 17 científicos destacados en todo el mundo que demostraron que el agrotóxico es cancerígeno y por tanto peligroso para la salud de humanos y animales; la propia Organización Mundial de la Salud OMS así lo determinó y así mismo clasificó la sustancia.

Por muy ignorante que sea nuestra vicepresidenta, no le alcanza para justificar la comparación entre el agua y el glifosato. No, insisto, es que es así, es de las que defienden la teoría que hay que hacerles caso a los gringos, a su política antidrogas, no importa si eso les cuesta la vida a miles o a millones de colombianos.

Fernando Londoño, el exministro corrupto de Uribe, dijo al unísono por su programa radial que con el glifosato había que hacer como la canción de Juan Luis Guerra: “Ojalá que llueva glifosato en el campo”.

Sino fuera por lo perverso de las consecuencias de estas necedades, estas y sus autores no despertarían sino risa… o lástima.

Por Miriam Martínez Díaz

@PazAportes

- Software por Activisual -