[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.
29/05/2019 - 11:51
El último miércoles del mes de mayo se eligió para visibilizar la historias de miles de personas que sufren de esta enfermedad. ¡VIDEO!









Encuesta

¿Cree que la aplicación de la "Doble instancia" en Colombia debe ser retroactiva?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Junio 21, 2019 - 16:51

La tan cacareada propuesta de establecer un gobierno en el que las mayorías sean las que gobiernen, o sea, las que decidan por y para el resto de gobernados, no es si no más de lo mismo que han ofrecido los gobiernos populistas sostenidos por unas mayorías enajenadas, cuya voluntad no es más que el querer del líder carismático. Ya la historia universal da cuenta de cómo han sido esos regímenes y las consecuencias padecidas luego por esos mismos ciegos, sordos y mudos que han conformado la masa agresiva sobre la cual ha cabalgado, en calidad de omnímodo gobernante, el mesiánico personaje acompañado de su sequito o equipo que siempre se termina viendo como lo más parecido a una banda de delincuentes.

Eso que el senador Álvaro Uribe llama el Estado de opinión no es cosa diferente a la vieja fórmula populista de gobernar en nombre de las mayorías, supuestamente para ellas y con ellas, negando la democracia por cuanto esta se fundamenta en el sufragio universal que si bien permite reconocer la existencia de una cantidad mayor que escoge al gobernante y de otra menor que acata la escogencia, no garantiza nunca nada, pues el solo voto no logra, según los fascistas, nivelar las relaciones entre esos sectores mayoritarios y minoritarios porque simplemente no se puede gobernar para todos con un sentido de igualdad, pues recuerdan los del credo de Mussolini, que las desigualdades son fecundas y benéficas.

En el manifiesto fascista, escrito por Benito Mussolini se lee claro y directo que en la democracia el pueblo se hace la ilusión de ser el soberano, siendo esto solo una mentira, pues la verdadera soberanía está en manos de otras fuerzas, irresponsables y secretas. No por otra razón se debe buscar instituir una manera de gobernar en la que de verdad el poder se encuentre a disposición de aquel o de aquellos que garanticen el orden, la disciplina y la austeridad. El ejercicio de la justicia en cumplimiento férreo de hacer respetar las leyes.

Solo así las mayorías pueden sentirse representadas en sus deseos y necesidades atendiendo a lo que una sola razón determine, pues se sigue lo dictaminado por Renán, aquel pensador de quien se tomará pensamientos como el que ve en la historia el producto del hacer de seres superiores por lo cual el progreso exige que sean ellos los que dominen a las masas y les impongan sus principios espirituales. Nada más iluso, consideró Renán y luego los seguidores del ideario fascista, que creer en que la razón que gobierne se la proveniente del pueblo pues, de la misma manera como lo dice su mentor ideológico  lo repite el duce de la camisa negra: “No es necesario para la existencia de la razón que todo el mundo la conozca”, pues si se ha de gobernar que sea simplemente a esa masa aglutinada entorno a la verdad preestablecida, esa misma que luego lamenta haber creído y no haber aceptado lo advertido por el mahatma Gandhi cuando dice  que un error no se convierte en verdad por el solo hecho de que todo el mundo crea en él.

Fascismo es lo que se advierte en las tesis del expresidente y ahora senador Álvaro Uribe Vélez, cuando explica a groso modo en que consiste eso que él llama Estado de opinión. Un régimen en el cual, según él, la existencia de una verdadera justicia la garantiza el que se encuentre en manos de las mayorías ciudadanas, concepto recogido de la idea de los tribunales populares propios del despotismo a los cuales personajes como Cristo fueron llevados para ser condenados o absueltos. Por lo que hablar sobre la calidad de la justicia ejercida por la chusma empoderada sobras.

Por: Ricardo Sarasty.

   ricardosarsty32@hotmail.com

- Software por Activisual -