[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.
The Sun
06/09/2019 - 11:53
El recordado portero de la Selección Colombia se metió en la historia por su inolvidable acción contra Inglaterra.









Recomendado

recomendado

05/09/2019 - 18:31
Diario del Sur
28/08/2019 - 07:23
Los seis aspirantes estuvieron presentando sus propuestas en el debate organizado por el Grupo Editorial Diario del Sur.
25/08/2019 - 17:52
Los 6 aspirantes, entre quienes estará el próximo mandatario departamental de los nariñenses, darán a conocer sus propuestas, en un importante...

Encuesta

¿Ha insultado o ha sido ofensivo en redes sociales?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Febrero 10, 2019 - 17:04

Ser vulnerable no es ser débil

 

Luego de una reciente alocución presidencial en Tolemaida, recordé la ocasión en la que el profesor Carlos Gaviria Díaz (el exmagistrado de la Corte Constitucional y ex candidato presidencial) relató conmovido en una de sus conferencias el episodio ocurrido en Noruega en el cual un individuo alienado por teorías nazis abrió fuego y asesinó a un grupo de 70 estudiantes en un campamento de verano.

Durante la conferencia, Gaviria destacó un hecho muy particular: una columnista noruega    -muy destacada en su país- había respondido en un diario a varios colegas suyos de otras partes del mundo sobre si su país tenía pensado promover el uso de armas para los ciudadanos en vista de lo acaecido, o si se tenía previsto adoptar medidas restrictivas de algún tipo para reforzar la seguridad y evitar que hechos violentos como esos volvieran a repetirse.

La respuesta de la periodista fue rotunda: no, no vamos a realizar ninguna de esas acciones, “sencillamente porque en Noruega hemos decidido ser vulnerables, atacar la barbarie con civilización, con educación y cultura”. Y el magistrado agregó “porque es que ser vulnerable no es ser débil, siempre somos vulnerables, a mil cosas, a mil circunstancias, pero nada justifica procurar la violencia, cercenar la democracia, ni siquiera la violencia misma”.

Gaviria fue y seguirá siendo un viejo sabio de la tribu. Somos vulnerables por naturaleza, porque la vida es así, porque la vida persigue incesante el equilibrio para mantenerse, porque es una aventura de posibilidades infinitas, pero de caminos inciertos, y por eso mismo maravillosos; como quiera que sea, la vida tiene que autodescubrirse a cada paso.

En cambio la debilidad es aprendida; es y ha sido siempre un estado mental o físico impuesto por la violencia de todo tipo: por la de las armas; o por el matoneo que ejercen los niños pero que también usan los grandes; por la discriminación y el abandono, o por el maltrato físico o psicológico; o por la misma educación nuestra que todavía enseña geografía o aritmética a calvazos, por esa misma que obliga a pensar a millones de jóvenes que son menos que otros, o la que manda a rendir pleitesías al poder de la plata o al color de la piel o al sonido de apellidos falsamente apabullantes.

Esa es la debilidad. Y por eso la fortaleza y la seguridad de los pueblos más avanzados del mundo, no depende del uso de la fuerza ni del de las armas ni de la milicia y ni siquiera de las leyes, sino de la evolución de su cultura, del espíritu cívico y solidario de los individuos, de la capacidad de la gente por adoptar sentimientos de empatía y compasión colectivos, del ánimo con que los pueblos asumen sus dificultades, de la manera como encarnan el sufrimiento y celebran sus logros.

Y Duque hablando otra vez de redes de informantes, de un millón; involucionando con cada cosa que hace. Uribe las implantó desde el 2010 (con el mismo cuento de un millón) y fueron un desastre. Todos los reportes hablan de que no sirvieron para nada, que comprometieron a población civil campesina pobre en una tarea que nos les correspondía y que ponía en riesgo su integridad y la de sus familias, y que terminaba involucrando a nuevos actores dentro del conflicto.

Se supo que en su gran mayoría las personas que fueron denunciadas y detenidas tuvieron que ser puestas en libertad por que no había pruebas en su contra y porque se descubrió que los denunciantes las habían señalado por venganzas o deudas personales.

A muchos colombianos les gustarán estas medidas, las de la famosa mano dura, pero ahí están las pruebas de que son inútiles, de que no son más que creencias fatuas, que las tales redes de informantes son una reedición de los guerreristas para echarle otra vez gasolina a la candela.

Por Miriam Martínez Díaz

@PazAportes

 

- Software por Activisual -