Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Febrero 1, 2019 - 16:21

La historia de la infamia en Latinoamérica debe comenzar a contarse desde cuando Simón Bolívar advertía sobre el peligro que comenzaba a ensombrecer la independencia de estos pueblos, en 1823 lo dijo: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad”.

Lo expresado por él no fue un mal augurio sino una acertada observación, a la cual pocos gobernantes de estos países atendieron y la mayoría la han pasado por alto porque han creído ver ahí al hermano mayor y confiados en su tutela se han dejado dirigir hipotecando el futuro de sus pueblos por costosos intereses.

Sin dudarlo, apoyado en el conocimiento de la condición humana de aquellos que solo atienden a sus intereses se atrevió a decir, cuando los otros clamaban por la presencia de la Unión Americana en el mundo libre de Latinoamérica: “Y, así, yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre esos americanos que frecuentan las costas: son capaces de vender a Colombia por un real”. Pero entonces como ahora nadie atendió la recomendación y los más creen aún que lo expresado por el Libertador solo es el resultado de su querer egoísta de convertir a América en su propio imperio.

José Martí, luego de haber vivido en Nueva York por más de 14 años, elaboró una opinión fundamentada en sus observaciones sobre lo que los Estados Unidos comenzaban a representar en el contexto del nuevo continente y así la expresó: “El mejor modo de resucitar la influencia española en América es abogar por la de Estados Unidos”. Él, que nunca vio generosidad en la ayuda que los Estados Unidos prestaban a la lucha por la independencia de Cuba, receló de esa mano porque sabía a quién le pertenecía, negándose a creer en que dicha ayuda de verdad garantizaría la libertad de su pueblo y bien claro dejó escrito el porqué: “En otros tiempos, distintos a los de hoy, los Estados Unidos significaban la libertad”.

Lo afirmaba como conocedor que lo era de la llamada doctrina Monroe, base de la política expansionista que comienza a desarrollarse atendiendo a los tres No: no a cualquier intención europea de injerencia en el destino de las nuevas repúblicas, no a cualquier intento de instaurar sobre estas tierras una nueva colonia europea y no a la intervención del gobierno de los Estados Unidos en los asuntos políticos de Europa.

Estos principios plateados en su discurso por el presidente Monroe ante el Congreso en 1822  terminan convertidos en soportes del plan que debería de llevarlos a buscar convertirse en la nueva nación imperial reinante sobre este continente.

Este plan colonizador comienza a tomar forma en 1846 con la invasión y posterior apropiación de los territorios hispanos fronterizos con México: Texas, la Alta California, Arizona y Nevada, como resultado final de su invasión que tuvo como pretexto el reconocimiento soberano de Texas y luego en atención a los pedidos de la población angloparlante que buscaba anexarse a la unión americana.

Fue durante los días que duró esta mal llamada guerra que los mejicanos hicieron popular la expresión Green go (fuera verdes), como reclamo de respeto a su nacionalidad y rechazo a su intervención rapaz y sangrienta.

Luego vendrían las consecuencias de su participación en la independencia de Cuba, por lo que desde otras naciones hispanoamericanas comenzaron a escucharse voces anunciando la presencia del nuevo colonizador. Para acallar esas voces y buscar ganar amigos en la región para su causa el presidente Teodoro Roosevelt en 1904 diría que los Estados Unidos no intervendrán en los asuntos de otras naciones, solo si demuestran tener eficiencia y buen manejo, de no ser así deben de temer su interferencia en su condición de policía internacional.

Por. Ricardo Sarasty

- Software por Activisual -