Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.
26/10/2019 - 18:53

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Mayo 19, 2019 - 15:52

Ismael Botina popular maestro Buchón, cuenta con muchos amigos y conocidos oriundos de Guaitarilla, que significa “Cesta de Flores”, tierra con influencia de la madre España, por eso allá la mayoría son de ojos verdes y monos, bermejos. Según los historiadores, es la cuna precursora de la libertad. Solo basta recordar que en mayo del año 1800 se vivió la insurrección comunera del sur, cuando el pueblo se levantó contra los impuestos españoles.

La historia es de película. En tiempos de la colonia se crearon tantos impuestos que los indios ya no podían vivir. Impuestos por tener cuyes, por tomar trago, por jugar naipe y algo que rebosó la copa fue el impuesto a parir. Si nacía varón, un real y hembra, medio real.

Un domingo 18 de mayo de 1800, en la misa mayor a eso de las diez de la mañana, el cura del pueblo de Guaitarilla -era obligatoria la asistencia a misa- desde el púlpito leyó el llamado “Recudimiento de diezmos”- era otra larga lista de más impuestos, allí se mencionaba el tributo al humo de las chozas que contaminan el medio ambiente.

La gente ya no aguataba más. Es el momento cuando dos indias aguerridas, Manuela Cumbal y Francisca Aucú, se levantan en plena misa mayor y arrebatan de las manos del cura el documento y lo rompen. Este fue el motivo para que todo el pueblo sufrido y aguantador se sublevara y terminara en Túquerres dando muerte a garrote a los recaudadores de impuestos de apellido Clavijo, unos funcionarios despiadados que cobraban impuestos como les daba la gana… hacían y deshacían de su poder.

Los Clavijo fueron muertos a palo en el atrio de la iglesia matriz de Túquerres (20 de mayo 1800), este grito de rebeldía duró poco, porque toda la gente que participó en el levantamiento fue castigada sin piedad por las autoridades españolas. Sus cuerpos arrastrados a cola de caballo y sus  cabezas se exhibieron por los caminos para que los indios cogieran escarmiento y no siguieran el mal ejemplo.

Manuela Cumbal fue condenada a barrer toda su vida la iglesia de Yacuanquer y así murió. Francisca Aucú desterrada y Lorenzo Cucás Remo, líder del levantamiento, fue fusilado.

Maestro Buchón recuerda este episodio de la historia para contarles que por la década de los cincuenta conoció a Leonel Hernández, un líder sindical que llegó a Pasto procedente del centro del ´país, vivió en el barrio Lorenzo, se enamoró y se casó con una profesora oriunda de Guaitarilla, de apellido Solarte.

De esta unión familiar nació un chiquillo inquieto, que su padre lo bautizó como Seuxis Pausias, homenaje a un revolucionario soviético. El matrimonio se fue de Pasto y con el paso del tiempo aparece este joven metido en plena revolución- Farc- como Jesús Santrich Solarte. Y pasa lo que tuvo que pasar justo, ahora, un día 17 de mayo 2019, fecha de la conmemoración de los Clavijo.

Manuel Eraso

viejomanolo1@hotmail.com

- Software por Activisual -