Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Marzo 29, 2019 - 15:24

Vuelve a sonar la palabra indio como apelativo, la espetan así los que creen agredir subrayando su origen ajeno y supuestamente superior al de los nativos pobladores de estas tierras. Pues en su ignorancia de muy señores o matronas criollas desconocen que esos indios a los que soslayan poseen saberes más científicos que los heredados por ellos de sus antepasados hispanos, anglosajones o arios.

Lo encontrado por arqueólogos y estudiosos del pasado cultural de los pueblos da cuenta que la civilización occidental supuestamente traída por los invasores no fue más que lo llevado desde aquí al continente desde donde zarparon los conquistadores cargados tan solo de ambiciones. El calendario Maya, el cultivo en sistema de terrazas para aprovechar las laderas sin degradarlas, la farmacopea extraída de las plantas nativas como la quina que fue bien aprovechada largo tiempo para combatir la malaria.

Contrario a lo que se piensa desde el sentido común que manda a ver al indio desvalorado, una vez sometido a punta de engaños y (o) golpes por quien solo sabía de domas y estafas, las supersticiones llegaron con los santos y los ángeles en las alforjas de los fieles que vinieron y tomaron posesión de estas tierras en nombre de un dios y un rey a los que obligaron a reverenciar y guardar culto porque eran el aval de toda la suerte de abusos y humillaciones que fueron capaces de propinar convencidos de que la brutalidad los hacía superiores.

La magia y los sortilegios, el diablo y las brujas forman parte del equipaje con el que llegaron porque para lograr apropiarse de todo cuanto encontraron no solo hablaron en el nombre de su dios ante la santa cruz, sino que también recurrieron al fuego y las maldiciones para generar ese medio que hasta el sol de hoy es aprovechado con el fin de avasallar.

Gritan indio y enseguida regañan o se mofan porque creen el vocablo sinónimo de torpe, feo, sucio y pobre. Qué equivocados están, pues la sola palabra usada como insulto es el resultado de la falta de ilustración de los que como Cristóbal Colón creyeron que la tierra que pisaban no era sino una extensión de las Indias y por lo tanto en su momento aplicaron el gentilicio correspondiente a los habitantes de esa parte del Asia menor a los pobladores de este lado del mundo encontrados en sus primeros viajes.

Lo de tratar de connotar con la palabra indio lo feo no es sino una demostración del perjuicio religioso que muestra a los integrantes de un pueblo convencidos de ser la obra divina de su dios, su imagen y semejanza, únicos. Etnocentrismo que ha justificado toda clase de acciones en contra de otros pueblos y culturas, incluido el exterminio. Todas ellas reprochables siempre, pero más aún en los albores del siglo XXI cuando los avances de la ciencia bien demuestran que de ser necesario reconocer un pasado común ese es el abuelo pitecántropos.

 Lo de sucio hoy se puede leer en textos de la época a que era que olían los llegados de las Europas y más aún los españoles, tanto allá en Madrid como por estos lares, ajenos como eran a la costumbre del baño, tal vez por no contar con la cantidad de agua encontrada aquí.

Una vez desembarcados en tierra firme tanta admiración les despertó el verlos desnudos dentro de los cauces de los ríos que apoyados en una moral que les mandaba a despreciar el cuerpo consideraron pecado grave el hábito de mojarse sin ropa.

En cuanto a la torpeza solo una pregunta puede ayudar a dilucidar cuál fue el obtuso: ¿Quién trajo perros de caza para devorar humanos, porque los vio tan diferentes a los nuevos seres que dudó de que tuvieran alma?

Por: Ricardo Sarasty

ricardosarasty32@hotmail.com 

- Software por Activisual -