Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.
26/10/2019 - 18:53

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Noviembre 17, 2018 - 10:57

En mis tiempos infantiles los niños creíamos en el Niño Dios, una hermosa tradición que nuestros padres fomentaban instándonos a que en diciembre le escribiéramos cartas pidiéndole los regalos que queríamos recibir en Navidad.

Que me acuerde, mis hermanos y yo tuvimos la suerte de recibir los regalos que queríamos, salvo contadas excepciones, como la vez que le pedí al Niño Dios, una ametralladora “de a verdad”, puesto que quería liquidar a un vecinito que coqueteaba con una niñita rubia y ojiazul que yo consideraba mi novia oficial, con lo que creo que me adelanté un poco a las telenovelas mexicanas.

Lo cierto es que los niños de antes eran muy diferentes a los de ahora. Hoy en día un guagua de 8 años ya piensa en casarse y gracias al Internet ha visto pornografía en cantidades industriales, por lo que sabe perfectamente que la cigüeña no tiene nada que ver en el gustico que sabemos. En una tarde de diciembre, cuando mi papá nos pidió a mis hermanos y a mí la consabida carta al Niño Dios, un amigo vecino nos dijo que él quería ver a toda costa al Niño, por lo que el 24 de diciembre iba a hacer el propósito de no dormirse.

A mis hermanos y a mí también nos nació la curiosidad de saber qué aspecto tenía, por lo que también decidimos permanecer con los ojos bien abiertos para ver el momento en el que dejaba los regalos al lado del árbol de Navidad.

Así llegó el 24 de diciembre y nosotros estábamos muy contentos, porque ya mi papá nos había anticipado que gracias a nuestro buen comportamiento cada uno iba a tener los regalos que habíamos pedido. Ya en la noche, y tal como habíamos quedado, tratamos de no dormirnos y anduvimos con los ojos como búhos. Pero a eso de las 11 de la noche no pudimos resistir más y nos venció el sueño, hasta el día siguiente en que encontramos todos nuestros regalos al pie del árbol.

Pero, ¿y nuestro vecino? ¿Sí habría podido ver al Niño Dios? Nuestra curiosidad era tan grande, que preferimos dejar para más tarde desenvolver los regalos y nos fuimos a la casa de al lado a preguntarle.

-Sí lo vi- nos dijo.

-Y ¿cómo era? Dinos ¿cómo era?

-Bueno, yo estaba entre dormido, pero les puedo decir que se parecía a mi papá en pantaloncillos…

 

Jorge Hernando Carvajal Pérez

- Software por Activisual -